El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.19/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Valés

Vacunados contra el miedo

01 de enero de 2021 00:00

El annus horribilis llegó a su fin, pero no así sus consecuencias. La vacuna va llegando en algunos países, y con ella nuevas cepas del covid-19. La velocidad con la que avanza y muta el virus, y que haría las delicias del filósofo francés Paul Virilo (1932-2018), no le permite al mundo relajarse en lo más mínimo. Mucho más cuando las diferentes vacunas que ya buscan brazos disponibles, no disipan dudas del mundo de la ciencia.

Pero como este año sobran plazas en el tren de la esperanza, podemos decir que recibimos hoy el 2021 o bien vacunados contra el desempleo, la caída económica, el encierro y la posterior claustrofobia, el crecimiento exponencial de la inseguridad o bien, alertados para lo que pueda venir. Esto mientras los científicos buscan trabajar tranquilos sin intromisiones del Poder, que todavía no completó su tarea de reseteo de la humanidad, a través de esa herramienta por demás eficaz que es el miedo.

Podríamos empezar el año entendiendo de una vez esa máxima de que “el miedo paraliza”. Contemplando, al mismo tiempo, la obra del noruego Eduard Munch para disimular los gritos y los horrores que estamos obligados a ver a diario. Si logramos superar el miedo, con responsabilidad individual, hasta podríamos aprender a convivir con la covid-19 como lo hicimos con el Sida y otras plagas más genéricas. Y hasta podríamos ocupar el tiempo en pensar cómo vamos a hacer para resistirnos al control social estricto, al pasaporte sanitario, a esas ansias turbo-capitalistas de teledirigirnos la vida por las redes sociales, y todo eso que en China es tan familiar y que en Occidente ya miran con cariño, aun cuando surja de una órbita tan comunista como su presidente, Xi Jinping.

Siendo benévolos, hasta aquí el manejo global de la pandemia, desde el punto de vista sanitario, fue deficiente. La consecuente caída económica es ya histórica y las ideas se extinguen más rápido que el Amazonas. Todo en un contexto global que ya era paupérrimo, plagado de nuevos desafíos, enfrentándolo con armas obsoletas, ideologías perimidas y con la política, en tanto agente de cambio, sometida a un “Habeas Corpus”, sin respuesta.

Por eso, vacunados como estamos ya de tantos males, habrá que militar por una fuerte inversión global en el sistema de salud, hasta que las vacunas nos den certezas. Y no desesperar, que si tipos como Vladimir Putin, dudan en aplicarse la vacuna, siempre podremos recibir de Rusia a (Mijail) Bakunin y sus ideas, que a pesar de los siglos, todavía no fueron testeadas. 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado