El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.2/Mar/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edwin Hidalgo

Urge reforma ortográfica

19 de enero de 2021 00:00

A millones de personas nos enseñaron en la escuela que hablamos mal nuestra propia lengua; desgraciadamente, algunos siguen enseñando eso. Algo absurdo, porque nadie habla mal su lengua materna, a menos que tenga un defecto físico en su aparato fonador. La primera estupidez que refuerza esa enseñanza es llamar dentilabial a la V en español. En español no existe ese sonido dentilabial sonoro, que existe en portugués, italiano, francés e inglés. Solo hay un sonido labial sonoro que se escribe con B o V, por reglas ortográficas. Y esas reglas son arbitrarias. Porque si bien escribimos vida (del latín vita), en cambio escribimos móvil (del latín mobilis).

Luego viene la enfermiza Z (y C ante E o I) que en Madrid y gran parte de España se pronuncia TH (como en inglés thank you o en griego Theta). Pero el 90% de los hispanohablantes la pronunciamos S. Y el sonido en el español del siglo XVI era TS. Recién alrededor de 1700 comienzan a usar el sonido TH en España. Por eso nunca llegó a América. El sonido original de la LL en español era palatal, como se pronuncia en Tulcán, Cuenca, Loja y Bolivia. Este sonido subsiste en portugués e italiano (LH y GL), pero en español la tendencia es pronunciar como Y, algo similar a lo ocurrido en francés.

Mientras tanto, la niñez hispanohablante tiene dificultades para leer. Para aumentar el problema, nuestros teclados no coinciden con los teclados internacionales. Usamos para interrogaciones y admiraciones ¿?, ¡! Una exageración innecesaria. Al menos en los mensajes escritos por teléfono yo solo uso el final. Además, tenemos la Ñ que no hay en los teclados internacionales. ¿Cómo sustituir a la Ñ? Hay tres opciones: NH del portugués, NY  del catalán y GN del italiano. Yo iría por la NY del catalán, porque sería la más entendible para la niñez. La G debería ser siempre gatuna y la J se usaría en gente, gitano y más. Así la GU y la QU con U muda desaparecerían. Pero todo eso no se hará mientras no seamos republicanos y desterremos todo lo real. (O)

Las más leídas