El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
César Montaño Galarza

Un grillete para la justicia

01 de agosto de 2021 00:18

Quito, nuestra incomparable capital y su gobierno local están varados, un grillete pesado e incómodo los frena; la ciudad y sus habitantes son víctimas de la desidia, de la ausencia de autoridad y de un proyecto de futuro. El embrollo del municipio es como un sainete que entretiene y angustia, una muestra de malas prácticas políticas y jurídicas con potencial para someter los intereses colectivos a oscuros intereses particulares.

Enviamos señales preocupantes al mundo, de que hay instituciones y autoridades con raíces raquíticas, podridas; también damos a entender que acá más puede la plata bajo la mesa y el chanchullo, antes que la construcción de una sociedad democrática verdadera que empieza por el respeto a las normas. La justicia puede colocar grillete a los delincuentes, pero también puede pasar al revés, esto último es muy grave, llega una y otra vez de la mano de ciertos políticos, abogados y jueces tramposos, avivatos y vendidos.

En la novela de Heinrich von Kleist titulada: Michael Kholhaas, el personaje principal del mismo nombre mira desesperado que todo camino legal se le cierra ante la defensa de sus derechos, y que la autoridad ha hecho causa común con la injusticia; no le queda más que resolver: “El que me niega la protección de las leyes me destierra entre los salvajes del desierto y pone en mis manos la maza con que debo defenderme”. Quito podría pensar como Kholhaas, el Ecuador entero podría hacerlo, ese riesgo existe, pues la justicia torcida y la impunidad de los poderosos casi siempre generan violencia, y esto es lo que menos requerimos.

Ya en el siglo XIX Rudolph von Ihering sentenció que el sentimiento del derecho en la nación es uno de los deberes más elevados y más importantes en la pedagogía política. No más ingobernabilidad. Urge replantear la relación entre Política y Derecho, entre poder y justicia. Aguas estancadas pueden colapsar estructuras, también la paciencia colectiva cuando se colma.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado