Trasvase Daule – Vinces

- 01 de enero de 2016 - 12:18

El 22 de diciembre de 2015, el Presidente Rafael Correa Delgado inauguró esta megaobra que beneficiará a 127.000 ecuatorianos que viven en las provincias de Guayas y Los Ríos. Se invirtieron 275 millones de dólares. Largo tiempo debieron esperar los agricultores para que este proyecto se haga realidad porque la indiferencia neoliberal se transformó en grosera negligencia. Sectores vinculados a la importación de arroz y maíz se beneficiaban, mientras los campesinos sufrían los efectos destructivos del agua en la época lluviosa y el agrietamiento de la tierra en la época seca. Era un círculo vicioso en donde sólo había incertidumbre. Nuestros campesinos sembraban esperanza y cosechaban lágrimas.

Pero como no hay mal que dure cien años ni pueblo que lo resista, esta magnífica obra hoy beneficia directamente a los habitantes de Balzar, Palestina, Santa Lucía, Colimes, Daule, Samborondón (el de los agricultores, por si acaso), Salitre, Vinces, Baba, Babahoyo, Puebloviejo. Se podrá sembrar hasta 2.5 veces al año y se recuperará la riqueza ictiológica. Ya no será necesaria la importación de maíz ni arroz, puesto que se producirá la cantidad suficiente para cubrir las necesidades del mercado interno.

El trasvase Daule – Vinces es el más grande del país y el más moderno de América del Sur. Su construcción tomó tres años y generó 2.800 plazas de trabajo.

Un buen cierre del año 2015, en cuanto a obra pública. Cuando la política la hace gente decente, las obras que benefician a las mayorías se hacen realidad; la gente decente cumple sus promesas. Así de sencillo.

El 2016 será un año electoral en nuestro país. La derecha y sus compinches utilizarán como eje de campaña lo que mejor saben hacer: mentir. Hay que estar atentos. Hay que estar prevenidos. La mentira, por ejemplo, funcionó muy bien en Argentina. Apenas una semana después de iniciar sus gestiones, el Gobierno neoliberal dispuso una macro devaluación que afecta a las mayorías. Ha retornado el dios mercado; en consecuencia, han vuelto los sacrificios para el pueblo.

En apenas veinte días, los Decretos de Necesidad y Urgencia han reformado leyes. Se reprime a los trabajadores que protestan, se atenta contra instituciones creadas democráticamente como la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), cuyos directorios – según lo dispone la Ley de Medios – estaban integrados por representantes del Poder Ejecutivo, del Parlamento y de las Universidades. Todos fueron depuestos de sus cargos. Dictadura sin el menor disimulo. En fin, acciones para nada democráticas de un gabinete compuesto por empresarios, varios de ellos ex - gerentes de empresas transnacionales.

En la hermana República Bolivariana de Venezuela, la mayoría neoliberal que llegó al Parlamento mintiendo, se apresta a derogar – a partir de enero de 2016 - las leyes que hoy benefician al pueblo. Lamentablemente la clase media se olvida de quienes la sacaron de la pobreza y, engañada, vota por los que la regresarán a su estado inicial.

El 2016 no será fácil; sin embargo, Ecuador saldrá adelante porque aquí se escribirá la ecuación correctamente: ´el voto ciudadano consciente es inversamente proporcional a las mentiras de los políticos indecentes´. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: