El olvido, otra forma de asesinar

- 17 de noviembre de 2019 - 00:00

Soy Liliana Flores, fui torturada, violada, asesinada y casi incinerada el 25 de diciembre del 2018, cuando salía de una fiesta familiar a la que asistió también mi verdugo. Él fue capturado en delito flagrante y se encuentra bajo prisión preventiva; sin embargo, como hasta la fecha no se ha realizado la audiencia de llamamiento a juicio, está a punto de recuperar su libertad.

De esta dilatación culpo al sistema de justicia y a las argucias legales a las que ha recurrido el abogado de mi asesino.  Dejé en la orfandad a un niño que ahora tiene 9 años de edad y que sigue esperándome, sin saber que nunca volveré. Mi hijo no ha recibido acompañamiento psicológico y tampoco recibirá el bono que el Estado otorga a los hijos de las víctimas de femicidio, porque, quien terminó con mi vida de forma tan cruel, no era mi esposo, no era mi conviviente; era mi primo que se obsesionó conmigo y que se vengó de mis negativas a sus enfermas y desquiciadas pretensiones e insinuaciones, violándome, matándome e intentando incinerar mis partes íntimas.

¿Es posible que la tortura, violación y asesinato que sufrí queden en la impunidad porque mi familia es de escasos recursos económicos?

¿Es posible que a los operadores de justicia no les interese sentenciar mi asesinato porque soy invisible para ellos por carecer de conexiones sociales y políticas? 

¿Es posible que a la prensa no le interese mediatizar la lentitud con la que he sido tratada en las dependencias judiciales porque soy de origen humilde y muchas mujeres más de mi condición son violentadas por sus parejas o por locos desconocidos y a nadie le importa?

También reclamo al sistema de justicia por poner el horrendo crimen del que fui víctima en manos de fiscales que no han recibido formación y sensibilización en género. 

Mi caso no puede ser tratado y sentenciado como un asesinato más.

Mi asesinato conmocionó a la sociedad por la saña con la que se cometió; no entiendo por qué ahora estoy en el olvido.

Quien me quitó la vida puede volver a las calles a buscar otras víctimas. Serán los operadores de justicia los responsables, si así sucede, por su lentitud e inoperancia que los convierte en cómplices silenciosos. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: