Timoneles municipales en mar de hombres

- 10 de abril de 2019 - 00:00

El presidente del Ecuador, Lenín Moreno Garcés, invitó a alcaldes electos del país a una reunión en el Palacio de Carondelet, una acción que responde a un principio constitucional de la administración pública que es la coordinación, porque el gobierno central no puede establecer políticas y programas de espaldas a la gestión descentralizada, para contribuir a un desarrollo integral del Estado.

Sin embargo, en las imágenes difundidas con las más de 200 dignidades electas hubo una ausencia: la paridad de género y la escasa representación de las mujeres como futuras autoridades de los municipios.

La Norma Marco para Consolidar la Democracia Paritaria de ONU Mujeres y del Parlamento Latinoamericano y Caribeño establece a la paridad como una medida democratizadora, donde se reformula la concepción del poder político; pero hasta el momento, en 202 municipios de un total de 221 no tendremos alcaldesas y la cifra no difiere mucho a la del 2014 para la misma dignidad.

Han transcurrido cerca de cinco años y es inexistente la paridad real, por inconsistencias entre el legítimo y justo derecho de ser candidatas y la escasa representación después de las votaciones.

El CNE repetirá elecciones en 14 recintos de 6 provincias y amplió el plazo de escrutinio en Guayas, Manabí y Los Ríos. Por tanto, aún no se cuenta con estadísticas cerradas de los comicios seccionales realizados el pasado 24 de marzo, pero al momento y por una vez más, la mayoría del voto popular no fue para candidatas.

En este contexto, lo emergente es la atención inmediata a la democracia paritaria en Ecuador por parte del sistema electoral y político, porque si las mujeres no tienen una participación fortalecida, el trabajo es más arduo para lograr que, desde las agendas de este mar de hombres en timoneles municipales, consideren pertinente en sus políticas a las demandas e intereses desde el territorio con enfoque y perspectiva de género. (O)