Los ojos puestos en Venezuela

- 02 de mayo de 2019 - 00:00

Las Américas amanecieron con los ojos puestos en Venezuela, una atención que se extiende hacia el otro lado del océano Atlántico y que mantiene en vilo a gobiernos, ciudadanos, exiliados de ese país sudamericano, periodistas y analistas. El mundo late hoy en Caracas, después de meses de tensión y de años en que la nación petrolera ha ido cayendo por la pendiente del descalabro económico, el autoritarismo político y el deterioro social.

La liberación de Leopoldo López y el llamado de Juan Guaidó a poner fin a la “usurpación” han llevado la situación a un punto de definición. En las próximas horas pueden darse los primeros pasos hacia una convocatoria a elecciones libres o puede ocurrir un zarpazo represivo del régimen de Maduro y contra quienes reclaman su salida del poder.

Los principales actores de este drama político han llegado a un punto de no retorno. Como principal protagonista está un pueblo hastiado de la ineficiencia del sistema, la corrupción galopante, la inflación y la falta de productos básicos. Una población que ha visto caer su estilo de vida y ha tenido que decir adiós cada semana a amigos y familiares que emigran escapando de la crisis.

En el “reparto” de esta tragedia destaca el joven Guaidó, que ha hecho un ascenso meteórico apoyado por la comunidad internacional y buena parte de los venezolanos, que han encontrado en él una esperanza de cambio. Ahora, acompañado por su mentor Leopoldo López, está en el centro de los peligros y de las ilusiones. De esta jornada puede salir fortalecido y llevado en andas, pero también sus posibilidades de ser detenido o asesinado son muy altas.

Del otro lado está la cúpula chavista que protege a un régimen que le ha permitido campear a sus anchas en todo el país y forrarse los bolsillos. Funcionarios y altos cargos militares apoyados por La Habana, que les ha provisto agentes de inteligencia y asesoría en lo que la policía política cubana es experta: el sometimiento de una sociedad y la vigilancia sobre cada individuo. El gobernante Miguel-Díaz Canel ya apoyó en Twitter a Maduro y es de esperar que a lo largo del día la retórica oficial eleve el tono contra los opositores venezolanos. (O)

*Tomado de DW