El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.2/Dic/2020

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Supermaxi Ceibos: crónica de un choque

05 de octubre 00:00

Si usted cree que este escrito es una queja, pues no. Se enmarca en el seno de hacer un relato en honor a la verdad, lo que supondría utilidad para alguien más.

Entonces, pasé por el Supermaxi -la cadena de supermercados en Ecuador- en Ceibos, ya que debía comprar algunos alimentos.

¿Ven cómo muy rápido nos adentramos al núcleo del relato? Ingreso al parqueadero y me estaciono en un espacio reducido por distribución, debo recalcar, entre carro y carro. Pero tomé todo el cuidado posible para no afectar los automóviles a mis costados. Contento por mi proeza responsable y de ciudadano cuidadoso con los bienes de los otros, iba por mis provisiones alimenticias.

Al salir ya del súper, los del vehículo de al lado me dicen “le chocaron”. Vi y pues, era cierto. Era un raspón con golpe que abarcaba el largo del carro.

Lo único que se me ocurrió fue ir al centro de atención al cliente para poder observar las cámaras.

Uno de los encargados allí me preguntó – ¿le chocaron?– y respondí –Sí, fue una furgoneta blanca, tal como me dijo quién me avisó del choque–. El hombre, siempre empoderados por la autoridad que una camiseta les confiere, me dice –No. Usted de-du-ce que le chocaron–. Y fue en ese mismo momento donde ya sentí el peso de la ecuatorianidad sobre mis hombros.

Fuimos a observar las cámaras luego de que el señor se cerciore de que yo no estaba loco y que sí había choque.

Vimos quién fue y de hecho, eso nunca importó. Una furgoneta blanca Hyundai que entró, chocó y se fue por las mismas.

Les pedí que me permitieran filmar la grabación para poder aunque sea exponerlo en redes sociales, que cabe decir, con esa exposición se da más rápido con el responsable que de cualquier otra forma. Nomás me dieron las placas y que, si deseaba el vídeo, debía ir con una orden judicial.

¿Las placas? Pertenecían a un Chevrolet que está matriculado solo hasta el 2017.

Me enteré enseguida que, en el mismo día y en otros anteriores, habían chocado a más personas en ese parqueadero y que es algo usual.

¿Será de distribuir mejor el estacionamiento? Nah, preferiría que se mejore la empatía con el prójimo.