El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.17/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Jessica Jaramillo

Salvar a Yunda usando a Pablo Celi

14 de agosto de 2021 00:00

El correísmo no quiere a Quito, quiere salvar Yunda para salvarse. Para ello ejecutan una estrategia en contra de las actuaciones de Celi, saboteando a Villavicencio.

Cuando se inició el proceso participativo de remoción supe que mi integridad y la de mi familia estarían en permanente riesgo, y que seguramente iba ser objeto de campañas de desprestigio, más aún después de este artículo, pues estamos ante una estructura mafiosa, con poder político, económico y medios de comunicación a su servicio.

Su estrategia es deslegitimar los informes de Celi; así, medios y periodistas del correísmo posicionan en el imaginario colectivo el caso “las torres” y entregan los micrófonos y los espacios a personas descalificadas y cuestionados para acabar con los informe de Contraloría que gozan de presunción de legalidad y no podrán ser desvanecidos, a menos que se sigan comprando jueces.

En la misma línea de tiempo, y ante la remoción de Yunda, esos medios del correismo continúan con su estrategia desestabilizadora, usando el discurso de “ricos contra pobres”, utilizando  bots y trolls para hacer creer que gozan de una gran aceptación cuando lo que hay en realidad de esta estrategia macabra son robots.

Siguiendo el libreto conocido por 14 años, le dan tarima a un ex empleado de Contraloría  (denunciado por intimidación, maltrato y acoso), cuya madre habría sido funcionaria de una empresa municipal y pariente de un miembro de la Comisión Nacional Anticorrupción -que algo tendrá que decir en esta coyuntura-.

Esta estrategia busca deslegitimar el informe con responsabilidad penal en el contrato de repavimentación, el proceso penal más fuerte contra Yunda y compañía, a fin de justificar una probable no acusación de la Fiscalía Provincial; para que luego tenga que responder la Fiscalía General del Estado; y que el Gobierno tome nota.

Ante esta mafia nuestra mejor defensa será la honestidad, seguir luchando sin bajar los brazos, sin miedo ni precio.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado