De salarios y protestas

- 30 de diciembre de 2019 - 00:00

No es inusual que empresarios y trabajadores se levanten de la mesa del Consejo Nacional de Salarios sin un acuerdo. Lo sorprendente es que el aumento del Salario Básico Unificado sea tan bajo: apenas $ 6. Es el ajuste más escuálido que yo recuerde.

La situación es demasiado seria como para pensar que esto es un juego, pero una vez hecho el anuncio no pude evitar imaginar al presidente Moreno moviendo resignado una ficha de ajedrez rumbo al sacrificio. El Gobierno ya escapó de un jaque en octubre y ahora le toca mover otra vez a los llamados sectores sociales.

 Es el bolsillo el que manda en el criterio electoral. La lucha contra la corrupción y la delincuencia siempre son criterios secundarios en el imaginario de la gente que sale a votar o a protestar. Lo más importante es el dinero del hogar. Piñera en Chile y Macri en Argentina pueden dar fe de ello. También creo que Trump será reelecto porque la economía de EE.UU. lo avala.

 Por eso, en su primer año de gestión, Rafael Correa incrementó 18% el salario. Olvídense del sánduche patiñero. En la década correísta el salario mínimo aumentó $ 205 (más del doble). Y lo hizo no solo porque pudo sino porque el eje de la popularidad y, por lo tanto, de la sostenibilidad del proyecto político, pasa por la generosidad con los trabajadores.

El aterrizaje forzoso de Moreno lo obligó a ofrecer menos del 3% en su primer año y 2% para 2019 hasta llegar al 1,5% para 2020. A esto hay que sumarle una tasa de desempleo en preocupante alza. Claro que una cosa es el ingreso y otra es el gasto, y aquí hay que decir que el avance de la inflación en estos últimos años ha sido microscópico.

Igual creo que eso no alcanza. De vuelta al tablero de ajedrez, al Ejecutivo le quedan menos fichas para 2020 y pocos espacios de maniobra. La Conaie y compañía no descansarán hasta el jaque mate y en cada intento Moreno podría quedar más vulnerable.

Una inversión social masiva, vía Bono de Desarrollo Humano o similar, le permitirá seguir trabajando. Si los organismos internacionales no lo apoyan en esto, no tendría más opción que incumplir deuda o replantear todo el modelo productivo. Cuidado el aumento para 2021 resulta menor al 1%. (O)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: