¿Revancha?

- 19 de septiembre de 2020 - 00:00

Luego de conocer a los binomios que participarán en las elecciones de febrero de 2021, son dos las candidaturas que se presentan con posibilidades hasta el momento.  

Por un lado está Guillermo Lasso, líder de CREO, quien luego de la sonada alianza con el Partido Social Cristiano, parece haberse posicionado como representante del centro a la derecha.

Andrés Arauz, quien correrá bajo el auspicio de Unión por la Esperanza (UNES), es otro opcionado hasta el momento, aunque en condiciones distintas a las de semanas atrás. La alianza entre CREO y socialcristianos por un lado y el fallo que dejara en firme la sentencia en contra de Rafael Correa, afectará sin duda la su candidatura. A pesar de ello, el voto duro del correísmo en algunas provincias del país mantiene con opciones al binomio Arauz-Rabascall.  

Por su parte, Yaku Pérez, aparece atrás con opciones menores, pues desde el momento en que surgió su nombre, se dieron divisiones en el sector indígena que no apoyaban su candidatura. Ello ha generado hasta el momento que su posicionamiento ante el electorado sea difícil.

En lo que respecta al resto de candidaturas, al parecer se mantendrá crecimiento mínimo en las próximas semanas.

El escenario que se empieza a configurar en torno al próximo proceso electoral es la lucha entre correísmo y anti correísmo. En una campaña corta y que estará atravesada por plataformas y herramientas digitales, la sociedad ecuatoriana volverá a decidir entre dos alternativas que se enfrentaron cuatro años atrás, tanto en el ámbito político como en el económico.

Andrés Arauz, será el representante de la administración que gobernó el país durante una década y que, de llegar al poder, buscará profundizar políticas y procesos desarrollados en los tiempos de revolución ciudadana. Por su parte, los planteamientos de Guillermo Lasso se han centrado básicamente en la transparencia y en la necesidad de enfrentar la crisis económica, abriendo al país al mundo.  

Ante la volatilidad de la política y de las sorpresas de las que el país ha sido testigo, los números presentados hasta el momento indican la posibilidad de una revancha entre dos visiones profundamente marcadas.

Todavía queda mucho camino por recorrer, el nivel de indecisión y rechazo por la política se mantiene en el Ecuador.

Medios Públicos EP