El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.4/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

Retorno al oficio

20 de abril de 2019 00:00

Por la década de los 80, mi abuelo Juan Lobato Camacho, me regaló su máquina de escribir Crown. Un hermoso anticuario y un bonito gesto. Su nieto gustaba mucho de leer los editoriales del desaparecido Diario Hoy, por entonces muy de avanzada.

Su vieja máquina con la cual él escribía editoriales para el también desaparecido Diario Espectador de Riobamba, no fue un adorno y sirvió para escribir ensayos colegiales de Literatura, Historia, Sociología y, posteriormente en la Facultad de Comunicación de la Universidad Central, para escribir los ensayos del entrañable Pedro Jorge Vera.

Como reportero de televisión en Noti 10 por los 90, entendí el valor fundamental de hacer de la comunicación una herramienta para el cambio. No fue fácil por la censura previa y el disgusto de ciertos políticos. No olvido la vez que Anabella Azín llegó a la redacción, con celular al oído y el gerente del canal del otro lado, exigiendo que una nota mía de Álvaro Noboa, le diera “más seriedad” a la imagen de su esposo. O que Roberto Isaías, dueño del canal, cuestionara mi reporte de una marcha de periodistas en Carondelet contra su jefe Abdalá Bucaram, por haber grabado a su hija –estudiante de Comunicación–, marchando en la Plaza Grande.

Visibilicé con notas humanas televisadas –creo que por primera vez– sin estigmas criminalizantes (como era “normal” en la prensa de esa época), que personas homosexuales tienen derechos, tenemos derechos. Se tramitaba por entonces, que el Tribunal de Garantías Constitucionales, despenalice la homosexualidad. Tras 21 años de esa proeza, ahora se demanda el derecho al acceso al matrimonio igualitario en la misma instancia.

Como politólogo especializado en Brasil, canalicé mi relación entre comunicación y política. Es mi ejercicio los últimos 21 años, además de haber abierto el espacio radial La Nota Fuerte, de cultura y derechos LGBT por seis años. Es grato volver a escribir en Diario El Telégrafo, en esta era de redes sociales y de la lucha por los derechos de igualdad. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado