"¡Reparaciones ahora!"

- 06 de enero de 2016 - 00:00

Ante la sordera de los diplomáticos de los antiguos Estados esclavistas, ese grito resonó fuerte y claro en la Conferencia Contra el Racismo de Durban, Sudáfrica, 2001. Se refinaron esas intenciones en el Plan de Acción, ahí se “contemplan instrumentos de promoción de la igualdad ciudadana”, el entrecomillado pertenece a John Antón Sánchez. La franja social aún beneficiaria del trabajo de decenas de millones de personas esclavizadas y sin ningún derecho, muchas veces ni a la vida, durante más de cuatrocientos años se espanta con la palabra ‘reparación’. Hace combas y quimbas para que se diluya no en las exigencias históricamente legítimas, sino en pedidos blandos de lo que sea, por ejemplo, reconocimiento, justicia y desarrollo (R-J-D); fue lo más lejos que se pudo llegar, no es mucho, pero sirve.

Y vamos por aquello en este Decenio Internacional de la Afrodescendencia. En nuestro país se trabaja en dos mesas complementarias. Una: organizada por los asambleístas Zobeida Gudiño y Agustín Delgado, dirigida por Alodia Borja. Otra, propuesta por la presidenta del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), Raquel González.

Parte de la metodología de trabajo del CPCCS fue el apalancamiento de unos 800 representantes, mujeres y hombres, de la Comunidad Afroecuatoriana en Esmeraldas, Guayaquil, Quito e Ibarra y escuchar de viva voz qué se entiende y se necesita como R-J-D. El reconocimiento solo será posible si en el sistema educativo ecuatoriano se cumple con el Artículo 343, de la Constitución de la República: “El sistema nacional de educación integrará una visión intercultural acorde con la diversidad geográfica, cultural y lingüística del país, y el respeto a los derechos de las comunidades, pueblos y nacionalidades”. Hasta las lluvias de hoy es una ficción constitucional.

En justicia, se propone la aprobación de leyes orgánicas para que se establezca justicia especializada, reparaciones, reconocimientos y derechos inherentes al pueblo afroecuatoriano. En desarrollo, que la planificación en los territorios se haga de acuerdo a la Constitución (acciones afirmativas) y a los peores indicadores socioeconómicos.

El mayor propósito de la hermana Raquel González es generar ‘pensamiento crítico’ para continuar la construcción de ciudadanía considerando la negritud ecuatoriana. Esa es misión del Estado, continuar el proceso de equidad total de toda su gente enfrentando, desde su interior y con ética suprema, la ‘colonialidad del poder’. Apoyándome en las ideas de Kwame NKrumah, Frantz Fanon, Aimé Cesaire, Ángela Davis, por citar algunos, recogidas por Ramón Grosfoguel y expresadas así: “La idea de ‘colonialidad’ […] es que la raza es un principio organizador de la lógica de acumulación de capital, de la economía política y de la división internacional del trabajo del sistema capitalista mundial…”. El CPCCS perfecciona la participación de la ciudadanía mediante saberes y conocimiento. (O)