El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.29/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Gonzalo Bonilla

Regreso de la derecha

18 de noviembre de 2021 00:17

Para algunos analistas políticos de América Latina, nuestro continente estaría bajo el “efecto péndulo”. Esta teoría traslada una de las leyes de la mecánica que determina que a una acción concierne una reacción contraria a la fuerza determinante. En política correspondería a que luego de un gobierno de izquierda, sucedería uno de derecha.

Sin embargo, esto podría aplicarse para el caso de la Argentina, pero no para la experiencia chilena. Con péndulo o sin él, los países australes, presencian en estos días el renacimiento de la derecha. Aunque la ubicación espacio temporal política ya no les parezca legítima, los involucrados prefieren identificarse como ultraliberales antes que representantes de la derecha política.

En Argentina, luego de décadas de hegemonía populista del peronismo y del socialismo del siglo XXI, irrumpe la figura de Javier Milei y el movimiento libertario con el 20% en las últimas elecciones legislativas. Para algunos politólogos, este movimiento se perfila con grandes posibilidades para las presidenciables 2023.

En el caso chileno, las elecciones de este domingo 21 de noviembre, según algunas encuestas preliminares, José Antonio Kast, líder seguidor del dictador Augusto Pinochet, sería el ganador de la segunda vuelta.

Resulta curioso que, de cumplirse el pronóstico de las encuestas, al gobierno de derecha de Sebastián Piñera, le seguiría un gobierno radical de derecha. La teoría del péndulo no funcionaría para este país. Pues, el péndulo se radicaría en el lado extremo derecho para no regresar a ver ni siquiera al centro.

En este momento lo más importante para los movimientos liberales, quizá, no sea su llegada al poder tanto como presenciar el importante respaldo del electorado de estos movimientos.

Encontramos en estos dos movimientos liberales puntos de coincidencia muy importante y que superan las diferencias en su concepción acerca de cómo gobernar el país.

En el ámbito político, tanto Milei como Kast, expresan su rechazo a los gobiernos de Nicaragua, Venezuela y Cuba. Se sienten alineados más en la órbita de Donald Trump y de Jair Bolsonaro.

En cuanto a la economía se inclinan radicalmente a favor de la sociedad de libre mercado y competencia. Para el candidato chileno, la economía, a diferencia de las escuelas ortodoxas liberales, no es una ciencia identificada con la matemática. Milei, categóricamente afirma que la economía es una ciencia social por excelencia.

En cambio, Kast, tan poca importancia dio en el debate presidencial a la economía, que, ni siquiera recordaba su plan económico de gobierno... Esto me hace pensar que no es un olvido voluntario sino más bien la apología de un ejercicio gubernamental desde la esfera de la ética.

Las dos campañas electorales de los candidatos liberales se convirtieron en una reivindicación ética-moral. Se manifiestan contra el matrimonio igualitario y el aborto. Evocadores nostálgicos de un pasado. En el caso argentino, como potencia industrial a inicios del siglo pasado. Chile evocando el crecimiento económico bajo la dictadura del general Augusto Pinochet que, por cierto, Kast se niega a reconocer el carácter dictatorial del gobierno militar.

Habría que ver si el crecimiento del candidato de ultraderecha se deba más bien a un rechazo a los levantamientos populares y estudiantiles más que la adhesión política a la derecha por sí misma.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado