El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Mariana Velasco

Quito invita a soñar…

06 de octubre de 2021 00:00

No hay límites para hablar de Quito, su nombre invita a soñar despierto. Platicar de Quito es discutir de su gente, barrios, costumbres, arquitectura, títulos y reconocimientos obtenidos. La muy noble y muy leal ciudad de Quito, es y será ciudad luz.

A 2,850 metros sobre el nivel del mar y en las faldas del Rucu Pichincha, San Francisco de Quito se anida entre montañas. Su ubicación geográfica no solo la convierte en la segunda capital más alta del mundo, después de la Paz-Bolivia, también es un mirador natural gracias a su ubicación geográfica.

Para observar al Quito colonial, lleno de religiosidad e historia, basta con visitar los miradores que sus elevaciones bajas como El Panecillo o Itchimbia ofrecen, para apreciar el crecimiento prolongado hacia los extremos sur y norte, la mirada desde Cruz Loma es privilegiada, luego de subir en uno de los atractivos turísticos de la capital: el Teleférico.

Es urgente que el Municipio busque proyectar a la ciudad como un destino turístico en Europa, EE.UU. y otros potenciales mercados, como ya lo intentó Quito Turismo hace casi una década con miras a triplicar o cuadruplicar la cifra de turistas en los próximos cinco diez años.

Una década atrás, vale la pena recordar a Paco Nadal, periodista de diario El País, uno de los periódicos más importantes de la Península Ibérica, con su humor negro, elogió en su medio la recuperación del Centro Histórico, el aspecto estético de la ciudad y el control de las ventas ambulantes: “…en estos días que llevo deambulando por Quito he podido comprobar la transformación. Gracias a una ingente labor de reordenación y limpieza llevada a cabo en los últimos años al Centro Histórico no lo reconoce hoy ni la madre que lo parió (España). El viejo Quito, una de las grandes joyas coloniales de América, vuelve a lucir con todo su esplendor”.

Mantener la categoría de Patrimonio Cultural de la Humanidad, no ha sido sencillo. Para conservar el Centro Histórico de más de 300 hectáreas, el más grande de América, hay una inversión de más de 700 millones de dólares, que impidió que la capital de los ecuatorianos ingrese en la lista de 52 patrimonio en crisis.

El significado patrimonial del Centro Histórico no puede entenderse sino a la luz del diálogo que tanto la ciudad como el país establecieron con ese capital simbólico sin descuidar que la valoración debe estar articulada a las demandas del consumo cultural y turístico de la población. Hay que propiciar las condiciones críticas que permitan revaluar las prácticas sociales que se entretejen.

Para la nueva administración presidida por Santiago Guarderas, hay muchos desafíos y trabajo en una gestión integral del destino turístico; es decir, mantener una imagen positiva, alta calidad de oferta de servicios, lograr el apoyo para la conservación del patrimonio y maximizar los beneficios para la comunidad anfitriona a través de la gestión de recursos. Tiene apenas un año y nueve meses para ello.

La pandemia y la mala gestión del ex alcalde Jorge Yunda, quién por tres años, está impedido de ser candidato o de sufragar al perder sus derechos políticos por sentencia de un juez del Tribunal Contencioso Electoral, debe invitar a que los  gobiernos nacional, seccional, municipal y las instituciones académicas, definan estrategias a mediano y largo plazo a fin de lograr una mejora sustancial en las buenas prácticas de conservación y turismo, para sobrepasar  el millón y medio de turistas que cada año llega a conocer  la ciudad fundada en el siglo XVI sobre las ruinas de una antigua ciudad  Quitu-Cara e Inca a 2.850 metros de altitud y que  posee el centro histórico más habitado, mejor conservado y menos alterado de toda América Latina.

Parte del encanto de la ciudad son los monasterios suntuosamente ornamentados en su interior como los de San Francisco y Santo Domingo, así como la iglesia y el colegio de la Compañía de Jesús, con impecable acabado del arte de la escuela barroca de Quito, en los cuales se conjugan las influencias estéticas españolas, italianas, mudéjares, flamencas e indígenas. Hace pocas semanas, el matrimonio de una modelo de Victoria Secret en la iglesia de San Francisco, puso a la capital de los ecuatorianos en los titulares de los más importantes medios de comunicación del mundo y abre las puertas a la posibilidad de convertir a la’ Carita de Dios’ en la capital mundial de bodas.

El ciudadano aplaude futuras ordenanzas qué contemplan reducir el uso vehicular, el diseño de tramos de uso exclusivo para peatones, la creación de corredores hacia áreas verdes como el Panecillo, Itchimbia y algunas de las quebradas aledañas al sector.

No deja de ser una preocupación que un 2% de los habitantes del Centro Histórico abandona el sector y el cabildo capitalino debe buscar revertir la situación a través de inversión en movilidad, medioambiente,seguridad, uso de espacio público, apoyo a emprendimientos y negocios. Atacar el despoblamiento como el problema más sensible que enfrenta el Centro Histórico, es el desafío. Quito, la joya que alumbra América, nos pertenece

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado