El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.30/Jul/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

Quito en la encrucijada

14 de julio de 2021 00:16

No cabe duda que la remoción del ex Alcalde Jorge Yunda va a marcar el principio de una nueva forma de dirigir la ciudad, empezando por lo ético con que, de aquí en adelante, deberán comportarse los nuevos Alcaldes y Concejales capitalinos. Por cierto, yo pienso que, en algún momento próximo, deberán eliminarse los Concejales, - no sólo de Quito sino de todo el país -, pues con contadas excepciones, en estos últimos 11 años los Concejales no han significado ningún aporte positivo para la ciudad y, si, un oneroso egreso económico, pagado con los impuestos de quiteños y no quiteños domiciliados aquí. Basta con darle la facultad al Alcalde para que pueda contratar expertos en diferentes temas hasta por  sesenta días, para que lo asesoren en las Ordenanzas que debería expedir y, adiós  todo ese equipo de secretarios/as, asesores, mensajeros, choferes, masajistas e intermediarios de Concejeros /as. Sería un buen ahorro.

A partir de la remoción del ex Alcalde Yunda, la tarea de los próximos gobernantes de la ciudad será diferente. Esta remoción sienta un precedente positivo porque es una sanción legal y moral que será recordada siempre. No se ha echado a un Alcalde por discriminación de ninguna naturaleza sino por los oscuros y turbios manejos que han sido denunciados y que se encuentran bajo la investigación de un proceso penal, en el que, difícilmente el ex Alcalde saldrá bien librado. Qué desgracia que una ciudad que tiene el honor de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad haya tenido un Alcalde como el removido. Y qué decir de Pichincha, con una Prefecta  con grillete, encausada por comprar con sobreprecios fundas con aire acondicionado para cadáveres selectos. Quito ni Pichincha se merecen esta malhadada situación. Y sienta un gran precedente, porque la remoción del ex burgomaestre  se debe principalmente a la iniciativa y accionar de un movimiento ciudadano dirigido por dos damas que han tenido la valentía de poner en la picota al ex Alcalde, lo cual significa que la movilización ciudadana es necesaria para poner en su sitio a quienes no merecen una representatividad y que si se puede conseguir un resultado. Y también a la posición firme y decidida de 14 Concejales que no estaban dispuestos a permitir la vergüenza de continuar con un Alcalde de la condición humana del ex.

La cantaleta de que yo gané las elecciones sólo recuerda al bocón de Carondelet que se ufanaba de ganar elecciones…..con fraude.   

Contenido externo patrocinado