Un proyecto disruptivo para Ecuador

30 de septiembre de 2020 00:00

En términos amplios se podría decir que la disrupción es el cambio radical de esquemas o paradigmas por otros que no existieron; implica revoluciones del pensamiento y de comportamientos casi siempre ligados a las nuevas tecnologías, las artes y las ciencias.

El Dr. David Perkins, profesor de la universidad de Harvard, sostiene que estamos educando para lo desconocido. Las innovaciones más disruptivas de nuestro tiempo, en su mayoría, según su criterio, no existían hace quince años: Instagram (2010), WhatsApp (2009), YouTube (2006), Facebook(2004), Google (1998), Waze (2006), entre muchas otras.

Estos cambios han modificado la esencia de la cultura y todos los escenarios de la vida humana, entre los que se cuentan los educativos, laborales, comerciales, sociales y políticos. Y también mentales. Ese constante proceso de aprendizaje –con las herramientas tecnológicas de última generación- se ha convertido en una verdadera revolución sígnica, por su incidencia y necesidad de adaptación a nuevas conexiones.

La propuesta disruptiva más relevante proviene del Proyecto Cero de la Universidad de Harvard, que ronda los 50 años desde su nacimiento –con interesantes líneas de investigación y desarrollo–, que recién ha cobrado la resonancia que merece.

Su autor es David Perkins, doctor en Matemáticas e Inteligencia Artificial por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), quien, junto con Howard Gardner, considera que “los niños tienen que aprender a enfrentarse a lo desconocido y a lo inesperado” para manejarse en un mundo que cambia continuamente. Según Perkins, “en la actualidad no hay ningún compromiso más importante que educar a la próxima generación para este mundo tan complejo».

Zero es un proyecto de investigación que se centra en el diseño de investigaciones sobre la naturaleza de la inteligencia, la comprensión, el pensamiento, la creatividad, la ética, y otros aspectos esenciales del aprendizaje humano. Su objetivo es entender y mejorar la educación, la enseñanza, el pensamiento y la creatividad en las artes, así como también en disciplinas humanísticas y científicas, a nivel individual e institucional en una variedad de contextos incluyendo escuelas, empresas, museos y entornos digitales.

El Ecuador necesita un proyecto disruptivo de gran alcance, en los ámbitos de la educación, las ciencias y las tecnologías. ¿Qué dicen los señores candidatos? (O)

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado