Prosur

- 24 de marzo de 2019 - 00:00

Bien vale comentar ahora sobre la nueva iniciativa política internacional impulsada, sobre todo, por naciones como Chile y Colombia con el apoyo y colaboración de Brasil, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay, denominada “Foro para el Progreso y Desarrollo de América del Sur” (Prosur), que, al parecer, sustituirá a la fracasada Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), proyecto disímil que causó suma atención porque prometía llevar a la práctica una verdadera integración en la región.

Esperamos que esta nueva iniciativa multilateral no sea solo una más, sino que se consolide y sirva para encaminar a nuestros países en el camino de la integración profunda, que sobre la base de decisiones de Estados y con claros objetivos, instituciones y ordenamiento jurídico, nos conduzca a alcanzar mayor desarrollo social y económico.

Se ha dicho que la base material del Foro para el Progreso y Desarrollo de América del Sur es la vigencia del Estado de derecho, la democracia, la separación de poderes y los derechos humanos.

En esta época se requiere liderazgo regional para impulsar una integración renovada, alejada de la coyuntura e ideología de los gobiernos de turno. No podemos darnos el lujo de repetir errores, por ejemplo, Unasur ha tenido falencias notables desde su concepción inicial, pues carente especialmente de mecanismos institucionales y obligatorios, entre otros elementos, no podía consolidarse.

La idea de integración está viva, hoy más que nunca debe retomarse, no sin antes cerciorarse de que se trate de una integración a tono con nuestros tiempos, y que sea compatible con los modelos de desarrollo propios del constitucionalismo que prima ahora en el mundo occidental.

El Foro para el Progreso y Desarrollo de América del Sur o la Alianza del Pacífico técnicamente no son organizaciones internacionales de integración, sino un grupo de iniciativas diferentes que pueden impulsarnos a dar pasos relevantes, sobre todo, en materia económica, pero esto bajo ningún concepto debe significar dejar de lado procesos históricos como los de la Comunidad Andina (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: