El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.21/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Rosalía Arteaga Serrano

Pedagogía urbana

21 de septiembre de 2021 00:39

La preocupación por la seguridad de los peatones, sobre todo si son niños y adolescentes que se movilizan hacia los centros escolares o desde éstos hacia sus hogares, ha motivado a un grupo de jóvenes cuencanos a crear un proyecto que otorgue tranquilidad a la comunidad educativa y promueva lo que bien puede llamarse “pedagogía urbana”.

Se trata de la consultora Huasipichanga, la unidad educativa Nuestra Familia, Fundación Fidal y la Embajada de Francia, quienes aúnan esfuerzos para llevar a la práctica un modelo diferente de relacionamiento intracomunitario, en el que participan también las autoridades municipales, para brindar esa seguridad tan necesaria a la hora de desplazarse a su centro de estudios.

Se organizan brigadas, se capacita a los estudiantes, también a los padres de familia y a todos los actores del sector, se coloca señalización adecuada, que debe ser respetada por todos, se cambian los grafitis por murales alusivos a la temática de la seguridad en las calles y se consiguen unos compromisos que garanticen esa seguridad.

El proyecto se denomina “Tú también construyes Cuenca” y tiene otros objetivos además de la seguridad ciudadana, se trata además de proporcionar capacitación en temas ambientales relacionados al entorno de la escuela y de los espacios aledaños.

La expectativa es que esto, que constituye un proyecto piloto, pueda luego escalarse y replicarse a otros barrios y ciudades, demostrando que la organización de la ciudadanía responsable puede dar resultados de gran valor y salvar muchas vidas.

Una causa frecuente de muerte en el Ecuador, son los accidentes de tránsito en los que sucumben los pequeños, por la falta de acción y conciencia de los conductores y la poca importancia que le dan a los peatones. Ojalá el proyectos que comentamos hoy, sea la puerta de inicio para una verdadera transformación basada en la pedagogía urbana.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado