El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.21/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

Participación política y electoral LGBTI

02 de enero de 2021 00:00

Arrancó 2021 y Ecuador arrastra, en tanto, un atraso político con relación a algunas agendas de derechos. El veto total al Código Orgánico de Salud aprobado por la Asamblea. La negativa de ésta a despenalizar el aborto en las reformas al Código Integral Penal. O la presencia de candidatos con discursos de odio y prejuicios tapiñados en falsos enunciados de respeto y hasta amor hacia poblaciones LGBTI.

Enfocaré esta columna en algo que es necesario debatir y dejar de evadir o virar la cara: la necesidad de que nuestra sociedad esconda a las poblaciones LGBTI de la participación política y electoral. Durante este año había reflexionado que el mundo pierde anualmente 119 billones de dólares por la discriminación homofóbica y una de sus consecuencias es la aún cerrada agenda de sectores conservadores por bloquear derechos humanos a personas LGBTI.

El reto de toda organización política actualmente debe ser: incorporar planes de gobierno y propuestas orientadas al cambio político. Lo LGBTI no tiene membrete ideológico; si bien el progresismo ha defendido el avance de derechos, grupos ideológicos liberales y aún conservadores están conscientes de la necesidad de superar una postura retrógrada que nada ha logrado cambiar la realidad.

Sin estar cuantificada la población LGBTI en Ecuador (el cancelado censo 2020 del INEC nos iba a dar un estimado al respecto), se trata de miles de personas y sus familias que los aceptan, respetan, apoyan y conviven. Y eso debe ser considerado políticamente.

Las ideologías y las organizaciones políticas han superado en el tiempo e incorporado desde sus perspectivas la inclusión de la mujer, de las etnias, de las discapacidades, de clases sociales, de nacionalidades, en la participación política. Y lo LGBTI es transversal a todo: al género, clase social, discapacidad, etnia o nacionalidad, etc.

Contados con el dedo de una mano están los planes de gobierno presidenciales respecto de la inclusión LGBTI y no es solamente un asunto de vulnerabilidades, sino de inclusión política y económica visible, ¡ya!

 

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado