Paridad política aún en espera

- 08 de marzo de 2020 - 00:00

En Ecuador, la paridad de género política debe aguardar unos años más. Si bien las últimas reformas al Código de la Democracia aprobadas en la Asamblea Nacional son un avance significativo, su aplicación paritaria se sentirá recién en las elecciones generales de 2025.

En 2011, la ONU aprobó la “Resolución sobre la participación de la mujer en política”, donde entre otras cosas señala que “las mujeres siguen estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo, a menudo como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género, bajos niveles de educación, falta de acceso a servicios de atención sanitaria, y debido a que la pobreza las afecta de manera desproporcionada”.

La lucha constante ha superado miedos y roto una estructura cultural, política y legal. Ese trabajo y la denuncia pública de la inequidad en los partidos y movimientos políticos al ubicar al hombre en los primeros puestos, empieza a revertirse y en poco tiempo, tendremos una participación equilibrada en las posiciones de poder y de toma de decisiones.
Pero la participación de la mujer en el Estado no solo se resuelve con cuotas o puestos en las listas; el cambio cultural y social es vital. Las mujeres tenemos menos oportunidades de formación política; la historia ha demostrado que para llenar los cupos los partidos no acudieron a sus bases sino a personas sin formación política cuyos méritos eran ser conocidas en otras actividades fuera de la esfera política.

Además, somos víctimas de violencia política, nuestras posiciones e ideas son objeto de burla y ataque virulento donde se acude a insultos y estereotipos. A esto se suma que las mujeres políticas debemos conciliar la actividad pública con las tareas del hogar y de cuidados, generando dificultades para compaginar la vida personal y profesional.

El acceder a espacios políticos pese a todas las dificultades, debe convertirse en una oportunidad para generar cambios; nuestro rol no puede ser el de imitar los patrones patriarcales que se reproducen en la sociedad, debemos aportar a la lucha de las mujeres por el cambio de las estructuras violentas, inequitativas y excluyentes de las que somos víctimas. (O) * Asambleísta de CREO

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP