El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.12/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

¿Pactarán con sus verdugos?

08 de mayo de 2021 00:05

Esa es la interrogante que surge ante los acercamientos mantenidos entre el movimiento Pachakutik y la Unión por la Esperanza UNES (representante del correísmo) y, que a decir de algunos de sus representantes, están cerca de llegar a un acuerdo legislativo, previo al inicio de la nueva Asamblea.

Si a ese acuerdo se suma la Izquierda Democrática, las probabilidades de consolidar una mayoría que les permita controlar el ente legislativo serán mayores.

Una alianza entre estas tres organizaciones les permitiría ajustar los 90 votos, número suficiente para designar a las nuevas dignidades de la Asamblea, las cuales serán escogidas con mayoría absoluta (70 votos) en la sesión del próximo14 de mayo.

Por el momento, la iniciativa busca que un representante de Pachakutik sea quien ocupe la presidencia del Legislativo y esté acompañado de una vicepresidencia de UNES y otra de la ID. Sin embargo, en un escenario en donde aún no existen acuerdos programáticos claros, la posibilidad de que se produzcan sorpresas sigue siendo alta.

Ante los acercamientos realizados hasta el momento, es importante conocer el pronunciamiento de figuras políticas que han manifestado su rechazo a establecer diálogos con el bloque correísta, por los antecedentes que existen entre estas organizaciones.

Es importante recordar que durante el correísmo, el asambleísta electo Salvador Quishpe fue arrastrado en una manifestación ciudadana y que la asambleísta electa, Guadalupe Llori, fue procesada por sabotaje y terrorismo durante el gobierno de Rafael Correa, y estuvo detenida por 10 meses.

Una alianza de Pachakutik y de la Izquierda Democrática con el correísmo, podría significar un desgaste importante, para organizaciones que luego de varias décadas, han recuperado un sitio estelar en la Asamblea Nacional. En ese sentido, pactar con el correísmo significaría dejar de lado la voluntad expresada en las urnas por miles de ciudadanos, que rechazaron la posibilidad de que una organización política que dominó el país durante una década, continúe en el poder.  

La actual coyuntura se presenta como una oportunidad, para que la Asamblea Nacional recupere su credibilidad y aceptación ante la ciudadanía. Una alianza que busque satisfacer intereses particulares, sacrificaría nuevamente la opción de que el país cuente con organizaciones políticas medianamente estructuradas y con una agenda política a seguir.

Mantenerse cercanos a sus electores, deberá ser el reto de todo partido y movimiento político. (O)

Contenido externo patrocinado