El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.15/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Gonzalo Bonilla

Otra vez el Anticristo

30 de diciembre de 2020 00:00

¡Hoy es miércoles! Mañana jueves 31 de diciembre se acaba el 2020. Cada fin de año aparecen cábalas, horóscopos, vaticinios, augurios, predicciones o profecías. Aparecen voces de apocalipsis y el fin del mundo.  Junto a ello, ha eclosionado cierto fundamentalismo religioso. Ven en cada evento natural, una señal del cataclismo final. Mañana se cierra el año sin quemar muñecos, sin máscaras ni disfraces. Las máscaras cayeron y aparecieron los rostros de angustia. Se cierra el año como todos los años el 31 de diciembre. Y se cierra por una convención establecida. Al ser una convención, no es que se producen cambios reales por las simples fechas transcurridas.

Para quienes comulgan con la visión cíclica de la historia, se pueden encontrar similitudes casi calcadas entre el aparecimiento de la Baja Edad Media y el Renacimiento con circunstancias muy parecidas a las vividas actualmente por la humanidad. Simplemente la humanidad entra en un periodo de transformación total. Los resultados no los podemos siquiera avizorar.

La crisis de la Baja Edad Media aceleró el paso del feudalismo al capitalismo. El comercio y el crédito cambiaron sus reglas. Hoy el mundo entero sabe que este modelo económico no da más. Se sabe que es necesario otras reglas para la economía mundial.

Al caer la Edad Media, también se presentó como hoy, una crisis climática por el enfriamiento global. Por ello se produjo la gran hambruna.

Igual que ahora, aparecieron pestes. La más grave, la peste negra o bubónica, pues se calcula que la mortalidad golpeó al menos a un tercio de toda la población europea. El inventario final del COVID 19 aún no cuadra caja.

¿Cuándo podíamos imaginar que el mundo cristiano tenga dos papas sobrevivientes? O que la infalibilidad de Papa sea tan cuestionada y criticada como hoy. En la noche de le Edad Media, también se vivió el cisma de la Iglesia y la ortodoxia.

¿Que como nunca han existido tantas guerras como las que vive el mundo contemporáneo? Se olvidan de la Guerra de los Cien Años la más importante y sangrienta. Duró 116 años el enfrentamiento entre el reino de Francia y el de Inglaterra.

Actualmente asistimos al fortalecimiento de los grandes imperios como el de Rusia y de la China, igual que sucedió con el afianzamiento de las monarquías absolutistas al finalizar la Edad Media.

El mundo no se acabó ni tampoco llegó el Anticristo.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado