El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.30/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Gonzalo Bonilla

Octubre, el mes de la pereza

21 de octubre de 2021 00:00

En la escuela, llegaba octubre y en el Borja 2, ya debíamos, tener lista la coreografía o la pequeña obra de teatro para celebrar el Día de la Raza. Así se llamaba a esa efeméride. Tampoco se celebraba la Revolución rusa, que, aunque hoy se sabe no se dio en octubre, sino en marzo según el calendario gregoriano. Jocoso resulta que la Revolución de Octubre realmente es la Revolución de Marzo…

Hoy, para algunos, el 12 de octubre se debe celebrar el “Descubrimiento de América”, “el encuentro de dos mundos”, “el día de la hispanidad”. Para otros, no se puede celebrar puesto que son las fechas en que se cometió el más grande genocidio. No aluden a las masacres y exterminio de pueblos enteros aborígenes por parte de incas o aztecas. ! No! Se refieren a un inexistente exterminio masivo por parte de los españoles contra los aborígenes americanos.

Ahora, con particular visión, los indígenas tractoristas estalinistas, nominan a octubre como Octubre Rojo.

Con peculiares rituales celebran el 12 de octubre quemando iglesias, pintando de rojo algunas estatuas, destruyendo monumentos, y atemorizando a la población mestiza quiteña. Las chamizas y las vacas locas causaron pérdidas por 820 millones de dólares que los habitantes de la capital y los ecuatorianos deberemos pagar vía impuestos.

Pero en octubre, no se recuerda solamente el mes del “Encuentro de dos mundos” o de la Revolución rusa sino también el Día Internacional del Oso Perezoso. El socialismo del siglo XXI podría proponer, a través del Foro de Sao Paulo, que cada tercer sábado se celebre en una sola fecha, el Día del Perezoso.

Ese día se conmemoraría con la organización de ferias populares. En éstas, habría sorteos de bonos, becas nacionales e internacionales, carreteras mal construidas, elefantes blancos, universidades domesticadas, miles de cargos públicos además del pan y el circo que el pueblo quiera.

Del financiamiento no se deberían preocupar. El Año chino de la Rata traería prosperidad, pero para los chinos. Total, será en el Año del Caballo que los neoliberales serviles al FMI deberán pagar. Los sociolistos quedarán de papás Noeles o de niños Jesucitos.

Ya sabemos que la deuda de la borrachera socialista, la deberán pagar los gobiernos tildados de neoliberales y explotadores. Y en una suerte de rueda moscovita o de eterno retorno, siempre aparecerá un flautista de Hamelin que hipnotice a las grandes masas, pero esta vez ya no será para ferias populares, sino para llevarlas a las mazmorras como las de Venezuela, Nicaragua, Cuba o de Argentina.

En ese escenario, un levantamiento indígena resulta funcional a los intereses del socialismo del siglo XXI.

Ese levantamiento seguirá reclamando la propiedad sobre los territorios americanos que fueron usurpados hace más de 500 años. Curiosa demanda puesto que la propiedad privada y su herencia son instituciones europeas mas no indígenas.

En su historia, España fue ocupada por los romanos, cartagineses, visigodos, musulmanes y franceses. Y si miramos la historia de Francia, la antigua Galia fue invadida y saqueada por alanos, suevos y vándalos. En ninguno de los dos casos, hay un solo ciudadano francés o español que reclame la propiedad de los territorios invadidos hace más de 1500 años.

Por ello, en octubre, “mejoresmente” celebremos el Día Internacional de la Pereza.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado