Nuevos rumbos en Alianza PAIS

- 04 de junio de 2014 - 00:00

La directiva nacional de AP, base fundamental de apoyo a la Revolución Ciudadana, buscando darle nuevos rumbos, ha tomado resoluciones importantes.

Decide organizar un gran Frente de Unidad Nacional para afianzar el proceso de cambios, lo que supone revisar la política de alianzas, buscando atraer a todos los sectores progresistas y coordinar con ellos acciones para profundizar las reformas, aprobar las leyes de recursos hídricos y de tierras, que involucra a una amplia gama de organizaciones campesinas e indígenas y centenares de miles de propietarios medianos y pequeños de la ciudad y el campo.

Recarnetizará a unos 150.000 adherentes permanentes para que desde los sectores y territorios tengan participación política con los diversos sectores en defensa de la RC y convocará a las asambleas parroquiales y convenciones cantonales y provinciales para elegir a su presidente y secretario en forma democrática, de acuerdo a lo que exigen las bases y ha decidido su Comisión Nacional Electoral, mediante votación universal, directa y secreta de los delegados, que a su vez deben ser representativos del conjunto del movimiento.

Se busca con las otras comisiones mejorar la capacitación política e ideológica de los militantes y el apoyo de las organizaciones fraternas de América Latina y el mundo frente a la labor de desprestigio y las campañas de mentiras y calumnias del poder mediático al servicio de sectores oligárquicos vinculados al poder internacional que apoya el reencuentro y relanzamiento del neoconservadorismo que busca volver al ignominioso pasado neoliberal o capitalismo de rapiña.

Buscará organizar desde los territorios el apoyo de AP a sus gobiernos (GAD) para que ejecuten sus programas y proyectos transformadores en beneficio de los pueblos, desenmascarando y depurando la organización de elementos oportunistas y corruptos, que lo utilizaron para acceder a posiciones y luego lo han traicionado, sumándose a las fuerzas de derecha y de oposición al Gobierno, como ha sucedido en Cuenca, Portoviejo, Babahoyo, Playas, en el Guayas y otros lugares.

AP decidió apoyar la enmienda constitucional desde la Asamblea para que el pueblo decida en las urnas si mantiene o cambia a sus representantes a todo nivel; por ello, el Presidente ha exhortado  mantenerse en campaña permanente para defender el proceso y promover desde ahora, en forma democrática, candidaturas, para fortalecerlas con apoyo ciudadano amplio, y apoyar a otros sectores que estén con el proceso, más allá de intereses personales y de grupos.

Por cierto que AP reitera su apoyo a los gobiernos revolucionarios de la región, su firme rechazo a la conspiración local e internacional contra el gobierno bolivariano de Venezuela y condena, una vez más, el bloqueo de EE.UU. contra Cuba.

AP debe constituirse en una gran fuerza política y lograr, por fin, que su organización y funcionamiento sean democráticos, para convertir en activistas a más de un millón de adherentes.
Coadyuvará al proceso de integración para beneficio de los pueblos que buscan la construcción de la Patria Grande Bolivariana.

Bien por el pueblo y la patria estas decisiones y AP estas resoluciones.