El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

Nuevo sistema educativo

06 de octubre de 2021 00:00

A veces me pregunto qué es lo que pasa en nuestro país respecto de lo atrasado que somos en muchos aspectos, con seis millones de pobres, quebrado económicamente, con niveles de corrupción increíbles, con  funciones del Estado en los que la mayoría de sus burócratas son de una mediocridad que da grima, y con  un etcétera largo de males. Vuelvo a mi mismo, buscando una respuesta y encuentro que gran parte de la responsabilidad la tiene un sistema educativo que desde hace cincuenta años por lo menos, es obsoleto, no ha evolucionado en nada y que los esfuerzos de quienes desean cambiar la educación han caído lamentablemente en saco roto.

Hay que recordar cómo quedó Japón luego de su derrota en la segunda guerra mundial. Y qué es el Japón hoy en el concierto internacional? Un país que está muy bien posicionado en el primer mundo y que es un ejemplo que se debe seguir. Hace pocos días, cambió radicalmente su sistema educativo para ponerse al frente de las grandes potencias. Un sistema educativo revolucionario denominado “Cambio Valiente” para formar a sus niños, que serán los líderes del Japón del futuro, como “ciudadanos del mundo” no como ciudadanos japoneses únicamente. Van a preparar a sus niños y adolescentes en: Aritmética de Negocios, Lectura, Civismo, Computación e Idiomas. Cuando a los dieciocho años hayan terminado lo que en Ecuador se llama Bachillerato, hablarán cuatro idiomas, conocerán 4 de las más importantes culturas, cuatro importantes alfabetos y serán expertos en el uso de sus computadoras y celulares como herramientas de trabajo, habrán leído y seguirán leyendo cincuenta y dos libros al año, respetarán la ley, la ecología y la convivencia social, manejarán la aritmética de negocios con muchísima facilidad y, sabrán pensar y generar un pensamiento lógico, coherente y lleno de sabiduría...

Y me pregunto, por qué en nuestro país no podemos imitar lo bueno? Por qué no cambiamos radicalmente nuestro sistema educativo?. En Ecuador tenemos expertos en educación que pueden diseñar un sistema educativo también revolucionario tomando como referencia lo hecho en el Japón y estableciendo un plan de transición para dejar lo anterior y pasar a lo nuevo. Por qué no se analizan los sistemas educativos de  Canadá, Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia, para estructurar un sistema educativo que permita a nuestros niños y a nuestros jóvenes competir en igualdad de condiciones, en un mundo globalizado que aplastará a los más débiles. Parece que los hombres y mujeres de la clase dirigencial en todos los campos, no tienen hijos ni nietos que defender de lo que se les viene, ni tienen idea de lo que va a ser nuestro planeta en los próximos treinta años. ¡Pobre país¡.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado