El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Lautaro Andrade

Nueve millones de esperanzas

31 de julio de 2021 04:23

Misión cumplida. Más de nueve millones de personas en el Ecuador han recibido la primera dosis de la vacuna contra el covid-19.Es una noticia que nos trae emoción, nostalgia y, sobre todo, esperanza. Más del 50% de ciudadanos está en proceso de inmunización contra el implacable virus.

Fue durante la campaña electoral de principios de 2021 cuando el presidente Guillermo Lasso (en ese entonces aún candidato) ofrecía inocular a nueve millones de personas en un plazo máximo de 100 días. Para algunos sonaba como una propuesta ambiciosa que nos mantenía expectantes de si era factible de realizar.

Lasso triunfó en las elecciones y a los pocos días anunció que Ximena Garzón sería la Ministra de Salud, quien junto al vicepresidente Alfredo Borrero liderarían el nuevo proceso de vacunación. No tenían una tarea sencilla, pues en los últimos meses del anterior gobierno imperaron las críticas por falta de organización, déficit de dosis y retrasos en las jornadas de inmunización.

El Plan de Vacunación 9/100 entró en marcha en junio y desde entonces no solo aceleró su paso, sino que empezó a volar. Los puntos de inoculación se ampliaron, más vacunas arribaron al país y los diferentes gremios recibieron citaciones para  vacunar a su personal. La esperanza volvía.

Sorprenderse, no era para menos. En tan solo el último mes se inoculó a cinco millones de ciudadanos, una cifra récord. Al puro estilo de una carrera olímpica, como las que vemos hoy en día en Tokio 2020, el proceso iba con paso firme y se aprestaba al remate final. Hoy, 1 de agosto, ya somos nueve millones que estamos protegidos.

Pero esto no ha terminado. De los nueve millones, casi tres tienen la segunda dosis; el resto no cumple con el intervalo requerido para completar la inmunización. En el próximo mes, cuando se llegue a los 100 días de Gobierno, los inoculados ya podrán denominarse vacunados.

No nos relajemos, la pandemia es un enemigo que se mantiene presente. La variante Delta es altamente transmisible y sigilosa. Por eso los que faltan en vacunarse deben hacerlo ya. Hagámoslo para honrar a nuestras víctimas, a aquellos familiares y amigos que no tuvieron el privilegio de esos nueve millones de vacunados.

De qué nos sirve pagar por carnés falsos, cuando la vacuna es gratis; para qué portarnos exquisitos con la marca del biológico, si todas las que llegaron al país son efectivas y de la mejor calidad;  con qué fin subestimar al virus, ya sabemos de lo que ha sido capaz.

En todo caso,  desde hoy la mitad del Ecuador dormirá más tranquila, con nuevas esperanzas. La pesadilla está por terminar. Felicitaciones país.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado