El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.22/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

No recibo viáticos…

24 de septiembre de 2021 00:00

No recibo viáticos sino reposición de gastos. Palabras más palabras menos. Así se justifica la Presidenta de la Asamblea Nacional a raíz de las acusaciones en su contra con respecto a gastos personales en un viaje realizado dentro del país que incluyen su estancia en un hotel lujoso, masaje  y comida de la buena.

Que un funcionario público haga de su vida privada lo que en bien tenga, con sus dineros propios,  a nadie le debe importar, pero que se lo haga a costa del erario nacional, eso sí que lastima mucho. Y  es lo que está pasando en estos días en la Asamblea Nacional, ese espacio de la democracia ecuatoriana que ha perdido credibilidad en menos que cante un gallo y a lo que se suma el escándalo de la contratación de desayunos con unos costos elevadísimos.

Es un insulto al pueblo ecuatoriano. Hay gente que se muere en los hospitales porque no hay insumos. La presidenta de la Asamblea Nacional subestima la inteligencia de nosotros al decir que ella no recibe viáticos sino reposición. Y que ella no sabe nada con respecto al hospedaje, que lo hace su gente de “avanzada” es decir su personal cercano que no hace otra cosa que cumplir con lo que la o el funcionario quiere. Muy distinto es cuando se invita a un funcionario y tiene que aceptar lo que le den, no tiene derecho al pataleo, pues como dice la conseja popular a caballo regalado no se le mira los dientes, pero hay de aquellos que con el peculio del estado comen como caballo en potrero ajeno.

Lo que pasa es que se le durmió el diablo y tiene casa adentro a sus íntimos enemigos que a lo mejor son honorables ciudadanos que se incomodan por el abuso del poder. Entonces,  volviendo al intento de tomadura de pelo, decimos que  la reposición es cuando el funcionario no tomó los viáticos porque no alcanzó a recibirlos,  pero luego la institución le repone contra factura.

Técnicamente para que no nos crea “caídos de la hamaca”, hay que recordarle a la servidora pública, que eso se llama reposición de viáticos, no “reposición” como dice en ese afán de justificar lo no justificable. Sin lugar a dudas una leguleyada proveniente de un mal asesoramiento.

Y finalmente, parafraseando a Galeano, la peor parte de una sociedad manipulada por la política es tener ciudadanos que defienden lo no defendible.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado