El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.5/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

Netflix feminista y LGBT+

20 de junio de 2020 00:00

Netflix comenzó con apenas 30 empleados, quebró a la trasnacional Blockbuster y hoy es un bum, que se parodia como la nueva Hollywood; con el tiempo, quebrará también a los cines y además ha permitido superar la censura que la industria cinematográfica había impuesto en temas considerados proscritos o tabú. Esta semana nomás la Academia de Artes Cinematográficas, la del codiciado Óscar, anunció como requisito para postular películas, la inclusión de la diversidad en los filmes que quieran la estatuilla.

Si usted abre muchas series o películas en Netflix, puede hacer un repertorio de producciones en lista de las más “amigables” en temas de diversidad sexual, completamente abiertos y que normalizan esa realidad sus relaciones e incluso protagonistas LGBTI+. Hace un par de años apenas se contaban con los dedos de una mano, las películas con “contenido gay”.

Por lo general europeas y con guiones previsibles de discriminación, amores secretos, personajes oscuros o tristes LGBTI+. Actualmente, es lo común; los personajes LGBT+ son normalizados, bien aceptados y sus historias son parte del entramado dramático de las principales series o largometrajes de alto presupuesto.

Ryan Murphy, realizador audiovisual abiertamente homosexual (como que acotar esto cada vez suena medio fuera de onda, ¿no?), es el “rey de Netflix”; o al menos así se lo ha dado a conocer últimamente. Este guionista y director de cine, se ha convertido en el mecenas LGBTI+ de producciones que relatan la diversidad y que rompen los tabúes en documentales y dramas en documentales y largometrajes.

Y por supuesto, ha abierto el camino a que la producción fílmica estadounidense que trata sobre diversidades o igualdad de género, se imponga y recupere el espacio que había “cedido” a producciones europeas e incluso latinoamericanas (mexicanas especialmente), que también han ganado terreno en esta aplicación.

Y aunque grupos (clientes o público) conservadores hayan reclamado a la plataforma por este exceso de visibilidad LGBT+, no habrá paso atrás y es irreversible como irrelevante las posturas discriminatorias. Esperemos que sea así siempre. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado