Museos e historia

- 01 de diciembre de 2018 - 00:00

Hace poco, revisando el libro turístico de Ecuador que el hotel Oro Verde de Guayaquil ponía a disposición de sus huéspedes, e interesado por el índice, que anunciaba páginas destinadas a los museos del país, fui a ellas y comprobé, con sorpresa y tristeza, que no constaban los de Cuenca.

¿Cómo era posible en una publicación que incluso tenía un prólogo de la Primera Dama?  Ante semejante olvido, escribí un artículo sobre la casa Museo Remigio Crespo Toral (con 25.503 piezas y el Archivo Municipal de Historia), y lo hago ahora para enumerar a los visitantes nacionales y extranjeros sobre otros museos de esta ciudad.

Se dice que, en la colonia, Caracas era un cuartel y Bogotá una universidad, mientras Quito, un convento. Lo valioso es que, además de la infraestructura de los mismos, sus habitaciones, corredores, jardines y, obviamente, las iglesias correspondientes, disponían de obras increíbles, pinturas, esculturas, partituras, libros, documentos históricos, artesanías de hábiles manos, hábitos y vestidos.

Si Quito es tesoro patrimonial, también lo es Cuenca, con la diferencia de que esta ciudad nunca recibió el apoyo central que merece, sino que se ha desarrollado más con el esfuerzo de sus propios hijos. Los museos cuencanos tienen notable actividad de creación artística cultural, además de exhibiciones permanentes y temporales.

En ellos se realizan conciertos, lanzamientos de libros y otros. En el Remigio Crespo hay desayunos escolares, noches musicales, reuniones del grupo literario Casa Tomada, Cinema Museo. El de Arte Moderno es la sede principal de la reconocida Bienal de Cuenca.

El de Pumapungo es además sede de las Ferias del libro, las obras teatrales de Escenarios del Mundo y otras. El de las Madres Conceptas tiene activo auditorio, y los guías son personajes de las historias locales del siglo XVIII, como el espadachín Zabala o La Cusinga. El de las Culturas Aborígenes, privado, amigable, con 5.000 piezas arqueológicas para recorrer 11.000 años de historia.

La ruta cuencana de los museos es maravillosa y fascinante por su historia, además de ser un orgullo ante los visitantes nacionales y extranjeros. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: