El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.2/Dic/2020

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Mujer ecuatoriana

20 de octubre 00:00

En el Ecuador hay más mujeres que hombres. El 25,6% de mujeres, es decir, algo más de un millón, son jefes de hogar, además de efectuar los quehaceres domésticos, cuidados a sus hijos y trabajan para mantener económicamente a su hogar. Según el Instituto de Estadísticas y Censos, INEC, para el 2020 las mujeres viven en promedio 5,4 años más que los hombres.

La Constitución de 1861, establecía que para ser ciudadano era necesario “ser varón, mayor de 21 años y que supiese leer y escribir”. Pasaron 33 años para suprimir, como requisito de ciudadanía, el sexo del ecuatoriano, así, la Constitución liberal de 1894, sentó las bases para que la mujer ecuatoriana tenga derecho de participar en la vida política.

En 1929 el derecho al voto de las mujeres se incorporó a la Carta Magna y también para que las ecuatorianas puedan incorporarse a la educación, al trabajo y a la protección de las mujeres casadas. Al principio, el voto femenino se mantuvo facultativo hasta 1967 año en el que se estableció la obligatoriedad, también, del voto femenino.

Hoy en día la participación de la mujer en política y en las demás actividades humanas es más bien generalizada, ya no es una noticia conocer a una mujer candidata a cualquier dignidad pública, así como ocupando los altos cargos del Gobierno central como de los gobiernos locales, se han elegido asambleístas, prefectas, alcaldesas y concejalas, así como, existen lideresas en cargos ejecutivos de empresas nacionales como extranjeras.

La mujer ecuatoriana ocupa su espacio, sin embargo, en materia de políticas públicas aún hay mucho por hacer a favor de la mujer que finalmente es a favor de todos los ecuatorianos. Es sabido que educar a una mujer es educar a una familia, que el invertir en una mujer es invertir en una familia y en su comunidad.

Así, con estas breves líneas podríamos concluir que un gobierno inteligente es aquel que invierte más y mejor en el bienestar de las mujeres, al hacerlo, invierte en la prosperidad de todo un país.