Misiles, arma más poderosa de Irán

- 13 de febrero de 2019 - 00:00

El planeta entero se ve inquieto por la cancelación del tratado INF para el uso de misiles de mediano alcance firmado hace treinta años por Estados Unidos y Rusia. El objetivo de ese acuerdo era evitar ataques con misiles nucleares de medio alcance. Sin embargo, países de Medio Oriente están preocupados por otro peligro: los misiles balísticos de la República Islámica de Irán.

Los Guardias Revolucionarios están probando nuevos misiles en el marco del aniversario número 40 de la Revolución. Las fiestas de la Revolución son también un show donde la República Islámica exhibe qué es capaz de hacer. Como su Fuerza Aérea es ineficiente y cuenta con aparatos obsoletos, los líderes en Teherán debieron buscar otra forma de disuadir a sus enemigos. Y la encontraron en los misiles balísticos, un arma para pobres muy eficiente: cuesta poco y asusta bastante a sus vecinos.

El presidente de Irán, Hassan Rohani, y su ministro de Exteriores, Javad Zarif, siempre se han negado a vincular las negociaciones del acuerdo nuclear a una limitación de los programas de misiles. Hoy no existe ninguna posibilidad de que los países de Occidente exijan renegociar ese programa para incluir en un documento el desarme de los misiles.

Irán no va a renunciar a sus cohetes. Su programa comenzó cuando el país se vio involucrado en la guerra contra Irak en 1980. Hussein atacó las grandes ciudades de Irán y utilizó contra su enemigo también armas químicas. Actualmente, la República Islámica es inferior en fuerzas convencionales a sus rivales del Golfo, por eso busca equilibrar las fuerzas mediante el uso de las milicias chiítas y los misiles balísticos. Quien quiera contener la amenaza de los misiles balísticos iraníes solo tendrá éxito si tiene en cuenta los intereses de seguridad de Irán. Esto solo es posible en el marco de una solución a mayor escala.

Un ejemplo podría ser la Conferencia sobre la Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE), en la capital de Finlandia entre 1973 y 1975. Se podría desarrollar a ambos lados del Golfo Pérsico una arquitectura de seguridad que permita el desarme multilateral a través de medidas que fomenten la confianza mutua. Pero, en la medida que los vecinos árabes sigan actualizando su arsenal militar, Irán no dejará de lado su mejor defensa: los misiles balísticos. (O)

* Tomado de DW

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: