Mejorar el ánimo en tres pasos

- 24 de junio de 2019 - 00:00

Es inicio de semana y hay que comenzarlo con entusiasmo y llenos de energía positiva. Por eso les compartiré tres puntos que nos ayudarán a tener una mejor vida, como para que digan “este tipo que escribe en el Diario sí sirve para algo”.

1.- Primero quería hablarles acerca de notar nuestra buena salud, pero interrumpo el desarrollo porque he conocido el caso de Hugo Villa, que hoy se encuentra en estado parapléjico desde hace 11 años por un infortunio y que estando en su hogar, le notificaron desde el IESS que no podrán brindarle más la atención en el domicilio. Por lo tanto, tendrá que ser trasladado a un hospital. De acuerdo con su estado delicado, entubado y con respirador ¿de por vida? ¿está destinado a vivir en un hospital? Su caso despierta mi interés y me pregunto ¿cuántas personas más las están viendo negras con la salud en manos del Seguro Social? ¿hemos retornado al pasado?

2.- El segundo paso concierne a nuestra economía: observen que el dinero no nos falta y que estamos gozando de nuestra mejor época económica. Fue un chiste cruel.

A diario podemos ver en las calles el aumento de la pobreza, de personas pidiendo caridad o vendiendo minucias para poder sobrevivir. Y usted también revise ese bolsillo con hueco; ni por más esclavizados que estemos en un trabajo -si es que bendito sea el Señor tenemos uno-, podemos aspirar a un estilo de vida pleno. Mientras, instituciones como la encargada de la energía eléctrica sigue exprimiéndonos con cobros injustificados, causando dolores de cabeza, restándonos en cambio la energía de vivir la cual nosotros no le podemos cobrar.

3.- Por último, mejor esté contento, que vivimos en una sociedad en la que podemos transitar tranquilamente… fue otro chiste. A diario los reos en las cárceles corretean a los policías y en las calles nos matan y roban. La crisis social va en aumento.
De todo lo mencionado no hay escapatoria, a no ser que gente inteligente se haga cargo.
Ojalá todo mejore pronto, para poder seguir los tres pasos. (O)