El matrimonio no es biológico

- 22 de abril de 2019 - 00:00

Desde lo instintivo, la atracción sexual es un fenómeno hormonal que solo se puede explicar biológicamente: sentimos necesidad de interacción sexual para reproducirnos. Pero ¿por qué a lo largo del proceso evolutivo la necesidad instintiva de reproducirnos ha sido una constante? Porque sino la evolución no fuese posible.

¿Por qué? Porque la segregación de hormonas (oxitocina y vasopresina) tiene una finalidad: que tengamos relaciones sexuales para prolongarnos genéticamente. La reproducción conlleva la preservación de la especie. Si no nos reproducimos, desaparecemos. Así de simple, así de fáctico.

El matrimonio no es científico, es cultural. El matrimonio es la unión de dos personas (en algunas culturas de más de dos) para convivir, para encontrar un bastón, un refugio, un aliado en un planeta lleno de depredadores. Nadie se casa para reproducirse, aunque algunos se casan porque se reprodujeron. ¿Es posible reproducirse sin casarse y casarse sin reproducirse? Sí. Así de simple, así de fáctico.

El país vive el shock de la llegada del matrimonio igualitario en el siglo XXI. Hay quienes dicen que “no es de Dios” el matrimonio homosexual. Pues tampoco “es de Dios” imponer dioses.

Un tal Petrovio hace mil años, se escandalizó cuando se permitió el matrimonio entre “humanos” y esclavos. Un tal John se escandalizó cuando en 1958 un blanco se casó con una afroamericana en Estados Unidos. Hoy Juana, evangélica, se escandaliza al ver bodas entre fieles e infieles. En India, Shaila no toleraría matrimonios entre castas, pues no puedes rebajarte a casarte con alguien “inferior”.

Hoy, en el 2019, usted es el escandalizado porque personas del mismo sexo quieren casarse. Usted es Petrovio, es John, es Juana y es Shaila, pero con otros traumas, otro adoctrinamiento. Para mí normal es la simple unión de voluntades entre dos humanos que quieren ser felices.

Quédese tranquilo, que el matrimonio homosexual no le obligará a usted a dejar de ser heterosexual ni le impondrá una pareja del mismo sexo. Vivir sin cadenas mentales es un reto complejo, nunca es tarde para liberarse. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: