Manual para niños sobre Chevron

- 13 de septiembre de 2018 - 00:00

Juanito pregunta: ¿Qué es Chevron?                       
Una voz humana responde.                                          

-Chevron no es un árbol, no es un río, no es un pájaro, no es oxígeno, no es agua, no es persona. Chevron es un montón enorme de billetes, un capital que tiene poder para aumentar sus ganancias, extrayendo petróleo en todas partes del mundo.

Juanito: -Mmmm ¿Por qué Ecuador debe servir a Chevron?

La Voz: -Porque existen muchas leyes y tratados internacionales creados por alucinados que están muy confundidos y creen que el gran capital monetario es una persona, sujeto de justicia. Pero en realidad ellos son tontoburros, puesto que Chevron no es un ser humano que tenga derechos, no necesita, por ejemplo, un hospital, una casa o una escuela. Sin embargo, los alucinados intentan ajusticiar, inventando una deuda para que los ecuatorianos trabajen gratis por mucho tiempo, a fin de juntar mucho dinero, para donarlo al pobre Chevron, que no es ni siquiera un bicho.

Juanito. -¿O sea que la justicia es para los seres vivos y no para un montón de billetes de papel?

La Voz: -Exacto Juanito. La justicia consiste en proteger, cautelar o reparar un daño que impide que los humanos puedan reproducir la vida en sociedad. Por ello hay que tener cuidado en que las leyes sirvan para la justicia y no como instrumento de poder. ¡Ojo Juanito¡ hay muchas cosas que pueden ser legales y sin embargo injustas y antiéticas. Lo mejor es que los actos sean sociales, legales, éticos y justos.

-Te diré algo más mí querido Juanito: Las fuerzas de Chevron estuvieron en la Amazonía ecuatoriana entre 1964 y 1992, extrajeron petróleo, ganaron mucho dinero, dañaron parte de la naturaleza e indígenas murieron de cáncer. La comunidad humana demandó justicia y los jueces dijeron que tenían razón, por lo que Chevron debía entregar dinero para invertirlo en mejorar la vida social y los ecosistemas. Sin embargo, hace poco, un organismo mundial hizo una gran injusticia, dispuso que no se repare el daño causado a los pueblos indígenas y que además, tú, yo y todos nosotros, trabajemos para pagarle más dinero a Chevron, sin que exista deuda.

Juanito: -¿Podrá suceder una magia para que Chevron se convierta en una niña o en un niño bueno?

-No Juanito, Chevron nunca será un ser humano, jamás será tu amigo. Pero, si tú y otros niños se proponen, los alucinados podrían descubrir que Chevron no es una persona, ni siquiera es un triste bicho.

-Hasta tanto te diré qué hacer: Respira Juanito y vuela como los pájaros. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: