El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.7/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Daniela Ángela Leyton Michovich

Los niños (as) y la educación financiera

22 de octubre de 2021 00:00

Son pocos los centros educativos en la región que incluyen la asignatura de educación financiera dentro de la currícula escolar, generalmente son algunos centros educativos privados los que la han incorporado, pero superficialmente, no como una asignatura clave. En esta ocasión le propongo preguntarnos ¿Por qué es tan importante que los niños (as) aprendan sobre las finanzas?

Considere en primera instancia,  que se trata de una materia que le permitirá a sus hijos un adecuado desarrollo de las competencias financieras tan necesarias en la vida adulta. Este tipo de conocimiento permite por ejemplo, que el niño (a) aprenda a planificar, comprenda los conceptos básicos de finanzas (que se van enriqueciendo y profundizando a medida que va creciendo) y conozca formas adecuadas de gestionar los recursos económicos.

Ahora bien, este vacío de conocimiento en los niños (as) se puede cubrir al menos parcialmente desde el hogar. Al respecto, existen un sinfín de dinámicas pedagógicas, por nombrarle algunas, si pensamos en actividades para niños (as) de 9 años de edad, se pueden incluir:  la elaboración un  pequeño diario de finanzas que le permita ejercitar la organización de un presupuesto básico de tal forma que tenga claridad en el establecimiento de prioridades en los gastos, de igual forma, el alimentar una alcancía familiar, puede ser un ejercicio que le permita asimilar el valor del ahorro y del trabajo en equipo, mientras que el acompañar a los padres en la compra del mercado, le permitirá al niño (a) adquirir referencias sobre el costo de los alimentos básicos de la canasta familiar, mientras que practicar en  hacer pequeñas compras para el hogar entrenará su habilidad matemática en la administración del dinero.

Es clave resaltar  que lo que se intenta incorporar en los niños son los buenos hábitos financieros, por lo tanto esto significa que los adultos deberán mostrar un comportamiento congruente dando muestras de responsabilidad con los gastos, evitando el derroche, mostrando el hábito del ahorro y teniendo claridad en las prioridades.

Resulta importante también motivar el espíritu curioso y  emprendedor de los niños (as), esto significa colaborarles en pequeños proyectos (por ejemplo: vender alguna artesanía o golosina preparada por ellos mismos). Este ejercicio además de entrenar su tolerancia a la frustración, su disciplina y responsabilidad, le llevará a reconocer y valorar sus aciertos mientras aprende de sus errores y en términos concretos le enseñará a identificar el precio adecuado del producto que vende, además de que con práctica podrá distinguir la diferencia entre el precio y el valor.

Finalmente, es interesante mencionar que existe una variedad de aplicaciones para apoyar la educación financiera de  niños (as) de todas las edades, a continuación listaré algunas de las que me han parecido más interesantes: Goalsetter, MyBnK, Homey. Recuerde que parte de la crianza responsable implica una adecuada educación financiera desde temprana edad.

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado