El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.11/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

Los dignatarios…

23 de abril de 2021 09:22

Los dignatarios del grillete. Así se podría titular una novela o  un cuento en plena alusión a lo que está sucediendo en la capital de la República frente a los actos de corrupción administrativa evidenciados por la Fiscalía General del Estado y  que están siendo juzgados por los jueces capitalinos, aunque desde algún ático se diga que es persecución judicial  o “low fare”,  utilizando el anglicismo del “Innombrable” que también podría servir de titulo para otra creación.

Y es que nos vamos a referir a tres de ellos que están en la palestra pública como son el Alcalde de Quito y la Prefecta de Pichincha así como el Ex Contralor General del Estado de quien aún no podemos creer lo que se está diciendo, pues proyectó la imagen del “juez de cuentas” de todos los tiempos. Y sobre cuyos procesos no creemos exista  la judicialización  de la política como se pretende hacer aparecer principalmente frente a los dos primeros de los nombrados.

Cuando decimos dignatario, nos referimos a la persona que ocupa un cargo o puesto de mucha autoridad, prestigio y honor. Entonces frente a las imputaciones fiscales en marcha,  consideramos que lo prudente es dar un paso al costado por dignidad,  como se ha venido solicitando pues no es dable que aquellas personas que ostentan una representación se ahínquen en la ocasión, sentando una estela de duda en la función.

Y con ello no atentamos la presunción de  inocencia de los “dignatarios”, ella se mantiene porque es un derecho constitucional, sin embargo  es prudente actuar como se viene instando, ya que vale recordar que la “mujer del César no tiene que ser sino parecer ser”.

¿Y porqué alzamos la voz si no somos quiteños o pichinchanos?. Porque somos ecuatorianos y Quito es la capital de los ecuatorianos y eso nos legitima para escribir como lo estamos haciendo.

El Alcalde de Quito debería renunciar y no pasar a la historia como el “Alcalde del grillete” necio y testarudo que no está permitiendo el trabajo de los Concejales de la “Carita de Dios”  quienes deben responder a sus electores. Los dignatarios del grillete, una dura realidad, expresión de la cultura de la corrupción.