Los afroamericanos y la lucha por ciudadanía

29 de mayo de 2011 - 00:00

Las luchas de los afroamericanos han puesto énfasis en el reconocimiento de los derechos de ciudadanía. Algo que ha llamado la atención, especialmente entre los intelectuales postmodernos, es el poco interés que los afroamericanos han puesto en hacer reclamos étnicos. De hecho, varios de los intelectuales postmodernos consideran una anomalía la ausencia de reclamos étnicos entre los movimientos políticos afroamericanos y algunos de ellos han dedicado importantes esfuerzos investigativos a “rescatar” elementos culturales que diferencien a los afroamericanos del resto de lo nacional. En el fondo, estos proyectos buscan dar a la cultura entre los afroamericanos la misma importancia que ha jugado en las movilizaciones indígenas. El problema con estos enfoques es que prestan poca o ninguna atención al hecho de que los afroamericanos históricamente han luchado por una integración en condiciones idénticas a quienes gozan de los beneficios de la ciudadanía. Muchas de las movilizaciones políticas de estos sectores apuntan a objetivos universales que van mucho más allá de las particularidades de las demandas étnicas. Las luchas por la integración, contra la discriminación, la pobreza y la criminalización, por el acceso a la educación y la participación política, entre otras, buscan hacer realidad las promesas de la democracia para toda la nación y son tan válidas como las luchas étnicas.

¿Por qué los afroamericanos han puesto tanto énfasis en las luchas por la ciudadanía? Unas importantes reflexiones al respecto han sido elaboradas por académicos negros anglos, entre las que sobresalen los trabajos elaborados en la primera mitad del siglo XX por el sociólogo W.E.B. Dubois y que hoy continúan entre militantes negros de la izquierda como Paul Gilroy y Stuart Hall. Dentro de estas reflexiones sobresale lo que Dubois llamó la doble conciencia que muestra como la esclavitud y la discriminación racial en un momento produce en quienes la han padecido una mirada autodespreciativa y autosegregada, mientras en otro momento produce una conciencia crítica en la que el marginado se coloca en una condición de igualdad y conmociona las propias bases de la marginación.

Otros como Gilroy explican el poco interés de los afroamericanos en temas étnicos por la diáspora, el exilio y la gran interculturalidad  que se produjo trágicamente en la esclavitud y que se afianza positivamente en lugares de encuentro universal como el Atlántico Negro donde se desarrolla un sentimiento de solidaridad universal.