Lealtad, valentía y verdad

- 21 de septiembre de 2020 - 08:52

A inicios de este mes de septiembre, se estrenó la película de Disney Mulan. Que fue creada por primera vez en dibujos animados en 1998 y después de una segunda parte en el mismo formato, este año nos entregan la versión del filme con personas de carne y hueso, una experiencia de la vida real. La película muestra la valentía de una joven guerrera que desafía las normas y convencionalismos de su pueblo para sumarse al ejército y defender a su emperador de los enemigos. La historia de Mulan es considerada casi un mito en China, pues simboliza el empoderamiento y valentía de una mujer –algo que hasta ahora no es muy común en la estructura social de ese país- pero al mismo tiempo se sustenta en los valores propios de su cultura y su tradición. Si bien existen referencias a esta guerrera en piezas literarias y obras teatrales desde los siglos XVIII y XIX, no se puede afirmar que la historia de la guerrera sea real y más podría ser una leyenda que enorgullece a la sociedad china y que a través de Disney ha llegado a distintos lugares del mundo con un mensaje de empoderamiento femenino, de cuestionar los roles para prevalecer valores como la lealtad, la valentía y la verdad.

Pensaba este fin de semana en la bonita historia casi de fábula de la guerrera china que nos emociona a grandes y pequeños. En nuestro país, hay algunas mujeres que viven como Mulan, en pleno siglo XXI desafían las estructuras de poder en defensa de valores como la verdad. Sin embargo, es lamentable que en gran parte de la sociedad hay mucha tolerancia a faltar a la verdad.

Un reciente ejemplo es lo ocurrido hace pocas semanas con el portal de noticias La Posta que reveló una supuesta información referente a la trama de corrupción de la que es acusado el ex asambleísta Daniel Mendoza. La información que presentaron habría sido obtenida del celular de Mendoza, así lo aseguraba La Posta, y mostraban un diagrama de distribución política que según ellos inculpaba directamente a la Ministra María Paula Romo. El portal de noticias le acusó de ser parte de un reparto de hospitales como una de las cabecillas de la organización delictiva.

Hace pocos días el acusado, D. Mendoza, amplió su versión dentro del proceso y negó esa información, pues no está contendida dentro de su celular y además señala que no es real.

La Posta se inventó esa información, mintió. Las razones no las conocemos, pero ventajosamente ya no se censura a los medios en el país y el periodismo de investigación cuenta con garantías sobre sus fuentes para realizar su trabajo, el límite debe ser la verdad. Pensaba en la película de Disney la función pública en el Ecuador, pues no debería tratarse de una batalla para heroínas contra los enemigos anquilosados en estructuras de poder, sino que debería ser simplemente un trabajo de servicio a la ciudadanía.

Medios Públicos EP