El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.30/Nov/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Tatiana Hidrovo Quiñónez

Las causas de la violencia

28 de octubre de 2021 00:21

La escalada de violencia en el país no para. Los medios de comunicación narran los hechos y muy pocos realizan un esfuerzo para analizar y comprender las causas estructurales; a lo sumo plantean la coyuntura y redondean las respuestas sobre el enfrentamiento entre bandas por el control del negocio interno e internacional de estupefacientes.

Pero no solo los medios de comunicación esquivan la realidad profunda, la academia tampoco está presente ni explica el problema desde el ángulo de las ciencias sociales. Los movimientos sociales no encaran el tema, el gobierno proyecta una teatralización de las fuerzas armadas, sin mayores resultados y la sociedad oculta el horror con el silencio y la desmemoria.

La violencia no deviene de la condición natural del ser humano. No nacemos per se malos con el propósito de procurar la muerte. Cuando la violencia se expresa como un problema social es necesario comprender las causas históricas. La mayoría de los sujetos que asesinan son jóvenes varones. ¿Quiénes son esos jóvenes? ¿En qué lugar social nacieron? ¿A qué escuela fueron, si es que fueron? ¿Quiénes fueron sus maestros, qué aprendieron? ¿Qué programas de televisión vieron? ¿Qué juegos electrónicos de muerte jugaron? ¿Quiénes tienen poder de dominación sobre ellos? ¿En qué dios creen, o en qué creen? ¿Cuál es su ilusión o su desesperanza? ¿A quiénes aman, o no aman? ¿Cuál es su oficio cotidiano, y si ese oficio es ilegal, cómo se insertaron? ¿Qué relación hay entre la violencia, el consumo de estupefacientes, el encargo, la deuda y la venganza? ¿Venganza de qué?

Pero no solo en las biografías de los agentes de la muerte se pueden encontrar las causas estructurales, sino también en las relaciones económicas globales capitalistas. Los países se insertan a la cadena del mundo tratando de vender y comprar, sin importar el uso socialmente dañino de la mercancía, porque el fin es la ganancia. Los PIB de los países son falsos, puesto que todos esconden los negocios irregulares en los que están implícitos. El problema se vuelve crítico, cuando el peso del dinero sucio es creciente y circula en todos los estratos de la sociedad.

Ecuador enfrenta la peor crisis de su historia. El problema solo podrá encararse con la participación activa de una sociedad consciente y una educación que destrone la ganancia como finalidad de la existencia y erija la vida como el supra valor.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado