La transferencia del riego y drenaje

25 de julio de 2011 - 00:00

La transferencia del riego y drenaje a los Gobiernos Provinciales (GP) no es solamente una transferencia de responsabilidades de la administración de uno de los más valiosos recursos naturales del país, sino que es también establecer en la participación comunitaria de los usuarios el verdadero valor del trabajo mancomunado entre el Estado y los ciudadanos organizados en las Juntas de Usuarios.

Transferir no significa liberar al Estado de sus responsabilidades, sino más bien coordinar, descentralizar, compartir obligaciones y derechos, propiciando la autogestión para el desarrollo.

El transferir a los GP la administración del agua para la producción es la mejor estrategia para enfrentar la pobreza.
Debemos tener presente que el agua es un recurso indispensable para el desarrollo y actúa como un eje común para las demás actividades y constituye el nexo para el mejor aprovechamiento de los recursos naturales, los cuales deben aprovecharse como sistemas interrelacionados para multiplicar su potencialidad. 

En los análisis realizados para establecer las causas de los magros resultados obtenidos por los proyectos de riego, están y son frecuentes los motivos de censura establecidos por los agricultores para la administración de los proyectos realizada por personajes foráneos, sin conocimiento de las condiciones del medio donde estos desarrollan las actividades.

Las autoridades generadas por los GP son elegidas democráticamente, por lo cual las direcciones establecidas por estos no tendrían esta crítica y sus decisiones corresponderían a necesidades sentidas, lo cual le daría apoyo y reconocimiento de la comunidad donde ejercen autoridad.

Al descentralizarse la administración, se fortalecerían las entidades sectoriales, lo cual  permitiría que las organizaciones campesinas contribuyan en los procesos de planificación consiguiendo su apoyo; para esto es necesario legitimar y fortalecer las Juntas de Usuarios actualizando su entidad jurídica, favoreciendo su  intervención y participación de las Juntas de Riego en todos los actos, contratos y decisiones que atañen a las Juntas de Riego.

Entre las actividades urgentes que facilitaría la transferencia, está la recuperación de los Sistemas de Riego estatales, los cuales se encuentran en general en un acelerado proceso de deterioro y la de establecer las actividades permanentes de la operación y mantenimiento. Sin estas actividades, el sector más vulnerable de los campesinos del riego no tiene destino.