El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.12/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Marcelo Fernández. Canciller de la UIDE

La tragedia del Ecuador y de Latinoamérica

06 de mayo de 2021 00:00

Hasta mitad del siglo anterior los tres países más ricos per cápita de América Latina, en su orden, eran Argentina, Cuba y Venezuela, incurrieron en la ruta del populismo y luego del socialismo del Siglo XXI, lo que condujo a que Argentina hoy tenga un 40% de pobreza. Cuba, luego de casi 70 años de dictadura castrista, tiene una pobreza absoluta ganando 15 dólares al mes; el caso de Venezuela es más perverso, en 20 años de revolución chavista el pueblo gana menos de 1 dólar al mes y sobrevive gracias al narcogobierno.

Correa se cobija bajo el manto del socialismo del Siglo XXI, que pertenece al grupo de Sao Pablo, que lo integran los políticos descendientes de Castro en Cuba con un solo partido político: el comunismo; los otros son Chávez y Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua, Evo Morales en Bolivia, a los que se adhieren a la lista: Lula da Silva en Brasil, Fernández y Kirchner en Argentina.

Es públicamente conocido que Fidel Castro fue uno de los grandes millonarios del mundo, igual que la hija de Hugo Chávez que vive en Nueva York, ciudad en la que hizo un escándalo por los alardes de poseer millones de dólares.

El gobierno de Correa durante 10 años fue infame para el Ecuador, lo dividió en dos bandos, los correistas y los otros (pelucones, periodistas, en fin, cualquiera que discrepaba con Correa), creó la lucha de clases, el odio entre ecuatorianos, acabó con la poca institucionalidad que existía, llenó el gobierno de corruptos, endeudó al país a tasas usureras hipotecando el petróleo. Sin embargo, Correa tiene un 30% de popularidad que la atribuyo al POPULISMO y a los TEXTOS ESCOLARES QUE USÓ PARA ADOCTRINAR A NIÑOS Y JÓVENES. 

La mayoría de los ecuatorianos nos felicitamos por el triunfo de Guillermo Lasso, que libró al Ecuador de Arauz y su sombra; lamentablemente, hereda pocas posibilidades de éxito por la situación financiera y política pavorosa, con un déficit acumulado de 15 mil billones de dólares y un déficit presupuestario para este año de más de 8 billones de dólares; ¿de dónde sacará Lasso para cubrir estos déficits? Seremos testigos de decenas de paros que reclaman por la pobreza intrínseca, deudas y efectos del Covid; habrá huelgas de maestros, estudiantes, médicos y servidores de la salud, indígenas, jubilados, miembros del IESS y el ISSPOL, agricultores y otros empleados públicos, en fin, la lista es interminable. Los años que vivirá el país serán dramáticos.

Contenido externo patrocinado