El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.6/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Tatiana Hidrovo Quiñónez

La “Sala de máquinas” de la Constitución

29 de abril de 2021 00:00

En cátedra abierta de la Maestría en Derecho Constitucional, la Pontificia Universidad Católica  sede Manabí, trasmitió en vivo una clase del jurista, sociólogo y pensador argentino Dr. Roberto Gargarella, en la que abordó un aspecto medular del constitucionalismo latinoamericano y ecuatoriano. Según su testimonio, estuvo en Montecristi en 2008 y siguió de cerca el proceso.

Gargarella puso sobre el tapete lo que considera una contradicción esencial que atraviesa casi todas las constituciones latinoamericanas. Esa contradicción radica, dice, en que estos textos constitucionales tienen “dos almas” contradictorias: la del poder y la de los derechos. Usó además la metáfora de la “sala de máquina”, para establecer una analogía con la organización del poder.

La contradicción esencial se basa, según señala, en la tensión originada por la pervivencia de una organización constitucional del poder, concebida en el siglo XIX, la misma que no ha sido renovada e impide la efectivización de los derechos y la democracia deliberativa e inclusiva.

Desde 1917 -cita el caso de México- se ha producido una maravillosa amplitud de derechos sociales. Mas, estos derechos no pueden efectivizarse, porque no se cambió la organización del poder establecida en las viejas constituciones. Por ello, los derechos son de alguna manera, meros enunciados. En la “sala de máquinas”, en la estructura de poder, yace en muchos casos, el hiperpresidencialismo, un poder efectivo incluso desequilibrante, frente a un poder popular solo enunciativo, sin canales deliberativos que incidan en la toma de decisiones.

La crítica deja ver que las constituciones, incluyendo la nuestra, realizaron avances importantes en derechos, pero al mismo tiempo el Estado (con sus funciones contrapesadas o no), se oponen a que la sociedad civil prevalezca. Gargarella, plantea sin lugar a dudas un enfoque nuevo, incluso metodológico, para descubrir los problemas estructurales de nuestras constituciones.

Felicitaciones a la Pontifica Universidad Católica, sede Manabí, área de Derecho, porque está rompiendo esquemas, provocando crítica, debate, reflexión filosófica, superando la tradicional formación de abogados litigantes, con el propósito de formar juristas sociales, que tanta falta hacen en Manabí y en el país, para fundar la justicia.