El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.18/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Diego Salgado Ribadeneira

La gran oportunidad

21 de julio de 2021 00:22

El doctor Santiago Guarderas, flamante alcalde de San Francisco de Quito, tiene la gran oportunidad de devolver a la capital de la República del Ecuador, una administración municipal digna de sus vecinos.

Fue tradición para los quiteños sentirse orgullosos de sus burgomaestres, ellos fueron personajes que con sus acciones, transmitieron amor por la ciudad, políticos que asumieron el principal cargo público de los quiteños representando a una tienda política: socialcristianismo, liberales, demócratas cristianos o socialdemócratas, que al asumir el cargo, dejaron sus colores políticos ideológicos en el baúl personal y todos se chantaron la camiseta azul grana, la de Quito. Eso marcó la diferencia, el respeto a “La Carita de Dios”, a su gente, a sus tradiciones, sus calles, plazas y monumentos, sus recovecos llenos de anécdotas e historias.

Pero llegaron los que anteponen su ideología, la acomplejada, la que divide entre buenos y malos, entre clases sociales, la que tiene como prioridad la palabra de su líder carismático, los que anteponen a sus socios ideológicos extranjeros a sus conciudadanos, nunca aceptaron el aporte de España a una parte de la maravillosa San Francisco de Quito.

Ellos nunca se quitaron su camiseta “verde flex”, administraron la ciudad de acuerdo a sus intereses ideológicos, no permitieron, por ejemplo que la empresa privada siga aportando con sus ideas y trabajo en temas fundamentales para la paz ciudadana como es la Seguridad, borraron la posibilidad para que los gremios de la producción tengan participación en el directorio de la Corporación de Seguridad Ciudadana, presidida por el alcalde de turno; o, que, mediante las alianzas público privadas puedan participar en recolección y tratamiento de la basura. Con sus prácticas, lograron que los servicios municipales se encarezcan y pierdan eficiencia, siempre beneficiando a sus socios.

Al señor alcalde Guarderas, Quito le pide no desperdiciar esta gran oportunidad de poner la casa en orden, son 22 meses que le quedan por delante, tiempo suficiente para lograr una administración municipal técnica y honesta, acorde a las necesidades de los quiteños.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado