El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.18/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

La educación virtual

11 de noviembre de 2020 00:00

Siempre he creído y creo que la única revolución que permite que una sociedad vaya para adelante en términos de cumplir objetivos a corto, mediano y largo plazo, se la hace a través de la educación. Consecuentemente esa educación tiene que ser la base para construir un verdadero país. Verdadero, en cuanto se refiere a ser un país de valores, sancionador enérgico de la corrupción, de metas, de propósitos significativos, de un ejercicio de la política desde la razón, el debate, la reflexión y la generación de ideas y propuestas; y de querer ser de los mejores en el concierto internacional. Retrocediendo en el tiempo sólo encuentro afanes importantes de algunas personalidades ecuatorianas, con grandes ideas y proyectos para mejorar la educación, que la oficialidad nunca recogió. Después de una década y un poco más haberse destruido el sistema educativo nacional, es necesario que este grave problema se enfrente a partir del próximo año.

 

La “educación virtual”, conocida también como educación en línea, desarrolla la relación enseñanza-aprendizaje de forma virtual, por la que, docentes y estudiantes deben interactuar sin la relación presencial directa entre maestro y estudiante y en una aula virtual. Se puede señalar que desde hace años ya tenemos un antecedente que ha sido y es la educación a distancia que en buena parte se la realiza en línea.

 

Siempre un proceso de enseñanza aprendizaje debe modificarse, por actualización de conocimientos, por evolución de la pedagogía, por mejoramiento de las metodologías de enseñanza aprendizaje, por distintas formas de relación entre estudiantes y maestros, por una mejor integración de las disciplinas de estudio y sus contenidos, por nuevas formas de relación de maestros y padres de familia, y, principalmente, por los propósitos nobles que un país quiere conseguir en el tiempo para sus próximas generaciones.

 

Pero hasta ahora, no he visto, en dónde están esos objetivos que tiene que cumplir la educación y lo que debería ser una revolución educativa permanente para nuestro país.

 

El próximo gobierno, me permito sugerirlo, quien quiera que lo presida, debe constituir un gran equipo de expertos, no importa de qué posición política o partidista sean éstos, para estructurar un nuevo sistema educativo que permita, de acuerdo a esta nueva forma de educar, edificar una sociedad libre, solidaria, honesta, pensante, justa, equitativa y elevada intelectual y espiritualmente, en el que, el desarrollo cultural sea la sustentación de un nuevo Ecuador.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado