El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.7/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

La calentura….

22 de octubre de 2021 00:00

La calentura no está en las sábanas. Esa es la sabiduría popular de la que nos apropiamos para comentar con respecto a una resolución del COE cantonal en la ciudad de Cuenca frente a la crisis de las cárceles del país, mal llamados “Centros de Rehabilitación Social”.

Y es que desde la propuesta de ediles y Alcalde incluido se  solicita la asignación de competencias para “administrar” la cárcel de Turi cuando la Constitución de la República señala que los centros de privación de libertad podrán ser administrados por los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales de acuerdo con la ley. Y claro la petición está condicionada a que se asignen los recursos económicos para emprender el “cambio” en ese afán de aparecer como innovadores y preocupados de la seguridad ciudadana, pensando que la violencia carcelaria va a salir por los muros de cemento, celosos guardianes de la miseria humana.

Y de ahí que la calentura no está en las sábanas. Nos preguntamos como es que se pide la asignación de competencias cuando el tema carcelario no es asunto de poner más policías, más cámaras de seguridad, más violencia institucional, ya que hemos visto que los estados de excepción decretados no han solucionado el problema histórico de la cárcel ecuatoriana, sino más bien ha sido fuente de corrupción administrativa pues no se rinde cuentas y como dice la sabiduría popular, en arca abierta, el justo peca.

La crisis penitenciaria no se resuelve con uniformes sino con personal especializado, con criminólogos que saben de la materia y nos pueden conducir por  mejores derroteros.

No hemos escuchado en la propuesta decir cómo se va a cumplir con las finalidades de la rehabilitación social para insertar a las personas sentenciadas a la sociedad así como la protección de los privados de la libertad, amén de los derechos del Art. 51 constitucional y los desarrollados en el COIP; derechos que son letra muerta y quizás una de las razones de la crisis de la que se aprovechan ciertos sectores, incluidos los políticos de turno.

Al final de cuentas esto nos suena a populismo y lavado de manos. Insistimos, la calentura no está en las sábanas.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado