Los jóvenes versus la política

- 05 de octubre de 2019 - 00:00

El Ecuador de hoy tiene probablemente el mayor porcentaje de jóvenes en su historia: casi el 56% de la población es menor a 38 años, lo que hace interesante entender con cierto detalle sus particularidades.

Es una generación que en promedio posee un mayor nivel de educación comparado con las anteriores. Busca además crear negocios, haciendo que el país tenga la mayor cantidad de emprendimientos de la región cinco años seguidos.

También son quienes, en su gran mayoría, salen a las calles a exigir acciones concretas en contra del cambio climático, puesto que son quienes verán de primera mano los efectos de este fenómeno en las décadas por venir.

Según varios estudios, sus mayores anhelos son el tener una vivienda, formar un hogar, viajar y poder generar un impacto positivo en la sociedad.

En síntesis, buscan una ocupación para poder tener su casa, recorrer distintos lugares y aportar al desarrollo. ¿Cuál es su situación actual en este ámbito? En cuestión de fuentes de trabajo, gran parte del desempleo que afectó al país en los últimos años ha tenido un impacto mucho más fuerte en este grupo social, llegando hasta el 39% de personas sin empleo en edades entre 15 a 24 años.

¿Cómo lograr un cambio y aprovechar esa fuerza juvenil en pro del desarrollo? Sencillo, necesitamos menos jóvenes desencantados del gobierno o la economía y muchos más participando activamente en política, para que así luchen por sus intereses y propongan ideas innovadoras, que deban estar acordes al presente tecnológico en el que vivimos y en beneficio de un futuro sostenible para el país.   

En los últimos 80 años de la república, tan solo en una ocasión un joven de 38 años, llamado Jaime Roldós Aguilera, saltó a la palestra política y tuvo la oportunidad de liderar nuestro país, guiando a la nación hacia la democracia después de la dictadura.

Desafortunadamente, su partida prematura no permitió que su proyecto progresara. Haciendo una comparación de problemáticas entre la autocracia pasada y la crisis económica presente, retornar a Ecuador hacia el desarrollo quizás dependa de una juventud empoderada políticamente. (O)