Innovación de la democracia

- 14 de noviembre de 2019 - 00:00

El debate político sobre la democracia está marcado por diversos cuestionamientos sobre las instituciones representativas. Este fenómeno es agrupado de forma tradicional en torno a la idea de que vivimos un período marcado por la crisis de la democracia.

En este sentido, América Latina ya ha experimentado varias respuestas para disponer de innovaciones democráticas en la búsqueda de ampliar los entornos participativos y deliberativos de los sistemas democráticos contemporáneos. Desde los ochenta pasamos por las denominadas rendiciones de cuentas, gobiernos abiertos y principalmente por el denominado Presupuesto Participativo, que se inició en Brasil.

Las innovaciones democráticas, como se entiende, son instituciones políticas construidas de forma intencional para ampliar y profundizar la participación de los ciudadanos en el proceso de las decisiones de gobierno. Las innovaciones democráticas son experiencias de carácter institucional y tienen que ser reconocidas políticamente por las instituciones representativas de los Estados.

En esta perspectiva, las innovaciones democráticas son ejes que son capaces de establecer diálogos para fortalecer el funcionamiento de las instituciones tradicionales del Estado, como el Legislativo, el Ejecutivo y los órganos de justicia y control de nuestros países.

Al observar los últimos acontecimientos en nuestra región, se observa que no es suficiente el derecho a votar y participar cada cierto tiempo, sino que es necesario la construcción de nuevos canales de participación de la sociedad con una mayor participación política de los grupos sociales organizados.

Tenemos que innovar nuestro quehacer democrático con la búsqueda de mecanismos legítimos de renovación de instituciones; estamos en un punto en donde los partidos políticos han perdido su peso de representación y debilitan notablemente el ejercicio de poder.

La vía no es lo tradicional de juntar actores en los momentos críticos y llegar a acuerdos poco sustentables. La vía de ampliación y profundización de la democracia debe iniciar con el reconocimiento de que los caminos son diversos, complejos y que deben iniciar con un cuestionamiento de nuestras propias instituciones en el campo de su verdadera representatividad en la relación sociedad-Estado. No hay otra salida que innovarnos como Estado y como sociedad. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP