¿Historia o histeria?

- 18 de noviembre de 2019 - 00:00

Usted, sin la historia, no existe. ¿Le parece irrelevante el estudio de la historia? Debe ser porque a la historia usted le parece irrelevante. Me apena saber que el desprecio es mutuo.

El conocimiento de la historia y su comprensión no-automática, es la que nos ubica en el mapa. Esto es una lluvia de ideas, para que su masa encefálica vea el tiempo pasado con perspectiva y no en dos dimensiones. No puede vivir como acostado en una cama viendo únicamente los hilos de las sábanas, la coloración en sus tejidos y la textura fibrosa del poliéster. Para ver bien hay que tomar distancia.

¿Es usted ateo y le repudia la idea de la existencia de Dios? Es porque no entiende que Dios sí existe, como una idea. ¿Es usted creyente y desprecia a los ateos? Entienda que su idea es real, pero que es su idea.

¿Comprende por qué la Edad Media es referida como la era del oscurantismo? Pues porque nos ayudó a entrar en la iluminación. Lo uno no existe sin lo otro. Usted elige su vereda, pero jamás puede descuidar la de al frente, porque su idea siempre se soporta en la idea contraria.

¿Comprende que las guerras son siempre guerras de ideas? Siglos combatiendo a quien rechazaba la idea de Dios; una Guerra Fría contra el comunismo; después del 9/11 una guerra contra el terrorismo; un levantamiento social contra el capitalismo en América Latina; ¿Se da cuenta que todo enfrentamiento de personas nace porque no entendemos la simpleza de lo que una idea representa por sí misma?

¿Usted es mestizo? ¿Entonces por qué sigue diciendo que los españoles “nos” conquistaron y no dice que “sus” antepasados son los conquistadores? Internalizar una idea incompleta provoca que el peso de la idea incline nuestra cabeza hacia la sumisión.

Una forma de ver el tiempo pasado para poder proyectarse, es verlo todo como un cúmulo de ideas, que no existen sin usted y sin las cuales usted es solo vellosidad y sangre. Hasta esto que lee es solo una idea y por ello existe. Usted, sin ideas, no es más que un anciano con mejillas que parecen ubres secas.

Haga este ejercicio, no intente entender el mundo según lo que está frente a sus ojos, sino según lo que se ubica justo detrás de ellos. Si reflexiona, podrá entender la historia como una idea y así respetar la idea ajena. Pero si no aprende a entender la vida misma como una gran idea, entonces seguiremos siendo un pueblo compuesto de histeria y no de historia. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: