¿Hasta cuándo esperamos por los Alvarado?

- 26 de octubre de 2018 - 00:00

Mayo 2008, Porta, se ve presionada a tirar la carne en el asador y Carlos Slim envía a su yerno a negociar una oferta que el entonces novel gobierno no iba a poder rechazar. El yerno de Slim llega a Carondelet y las cámaras capturan el momento en que Vinicio Alvarado, encargado de recibirlo, va cerrando lentamente la puerta del lugar donde se llevará la negociación.

Al final de la reunión, Alvarado salió a dar declaraciones, su sonrisa dejó entrever que su vida financiera había sufrido un favorable gran cambio. El monto real que tuvieron que entregar los mexicanos para que Porta continúe en Ecuador, luego de haber sido amenazada con lo contrario, es algo que solo conocen los Slim, Correa y Vinicio Alvarado.

A diferencia de lo sucedido con la telefónica, otras granujadas fueron descaradas. Tanto en su cometimiento como en su defensa. Como lo fue el caso Vialmesa. Año 2012, una investigación de diario El Universo reveló una bribonada en la transportación de la urea. Vialmesa era a ese entonces la compañía de carga preferida por el gobierno correísta para la transportación del fertilizante.

La compañía se llevó millones de dólares sobre sus pesadas ruedas y quedó demostrado que uno de los hijos de Fernando Alvarado estaba detrás de ella. Como tenían la sartén cogida del mango se terminaron riendo de las revelaciones del medio impreso.

Así como ese par de hechos, se sucedieron muchos más en torno a los hermanos Alvarado Espinel cuando eran poder. Gente que en razón de la fortuna amasada en el correísmo, del abuso que manifestaron, hoy sin mayor esfuerzo están a la cabeza de cualquier investigación que busque llevar a los partícipes del atraco de la década pasada a cárcel.

Por eso, cuando se atiende la reciente declaración del prófugo Fernando Alvarado en YouTube, uno no deja de preguntarse hasta cuándo el cinismo de ellos nos ve la cara de imbéciles; y sobre todo, hasta cuándo habrá que esperar para empezar a recuperar en ellos, por lo menos, una parte de lo que en toda una década se nos robaron. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: